La Galera Magazine > Entrevistas > Historia del López de Ayala en tres actos

Historia del López de Ayala en tres actos

Fotografía del archivo familiar de José Ángel Vicente

ESCENA 1. DE “LA NEVERA DE LA PLAZA DE MINAYO” AL INCENDIO DE 1936.

(Se levanta el telón. Sentados alrededor de una mesa circular, encontramos a Miguel Murillo, director del Teatro López de Ayala, y a Ana González, responsable del Gabinete de Comunicación del teatro. Ambos se preparan para contar 130 años de dramas y comedias, de cine, música y espectáculos. Frente a ellos, el redactor pulsa el botón “REC” de su grabadora, la fotógrafa prepara su cámara y se inicia la conversación).

MIGUEL:

A finales del siglo XIX, la ciudad tenía algún teatro, pero su estructura ya era inservible. Quisieron convertir Badajoz en el lugar donde las compañías de teatro descansasen en sus viajes hacia Madrid, Salamanca, Sevilla o Lisboa, ciudades en las que tenían representaciones, y aprovechasen su visita para actuar en esta ciudad.

ANA:

A principios de siglo XX, el Teatro López de Ayala ya era el lugar de referencia. Tras inaugurarse, se convierte en el principal coliseo de la ciudad.

MIGUEL:

El 30 de octubre de 1886, día de la inauguración, se cometió un error. La organización se olvidó de proporcionar invitaciones a los ciudadanos de Badajoz e invitaron a muchos forasteros. Cuentan que fue tal el tapón que se originó en la entrada, que el edificio acabó ese mismo día con quinqués rotos, mesas destrozadas…

ANA:

Durante la segunda década del siglo XX, a este teatro se le empezó a conocer como “la nevera de la Plaza de Minayo” ya que no contaba con calefacción. Los espectadores llevaban braseros para calentarse e incluso para asar castañas y batatas. Quienes se situaban en el gallinero empezaban a dar patadas en el suelo para calentarse y ese ruido propiciaba conflictos entre unos y otros. Además, la llegada del cine hizo que en el López de Ayala se proyectasen películas, aunque sin dejar de ofrecer teatro como principal actividad.

MIGUEL:

El 14 de agosto de 1936 el edificio acaba destruido, fruto de las tropas que entraron en Badajoz durante la Guerra Civil. Pero me sorprende su inmediata rehabilitación y cómo se atravesó un país en guerra para traer una infraestructura nueva y reconstruir un teatro entero.

ANA:

Y, a pesar de la crisis que el país atravesaba, en 1940 se vuelve a inaugurar con la terraza de verano como principal novedad.


ESCENA 2. DE LA TERRAZA DE VERANO AL CONSORCIO DE 1993.

(El redactor cambia la pila de la grabadora. Los protagonistas se mantienen en la misma posición).

MIGUEL:

En la terraza de verano se celebraron fiestas de sociedad, banquetes y bailes de bodas, incluso fue la cancha oficial de baloncesto en Badajoz. Había hasta espectáculos en los que una persona se tiraba en paracaídas a la Plaza de San Francisco.

ANA:

Y actualmente mucha gente sigue sorprendiéndose cuando le decimos que este teatro tiene terraza, pues no es algo habitual.

MIGUEL:

Durante los años 40 y 50 el teatro da un giro radical. Quedaban las compañías de revistas y cómicas, los duelos de flamenco y había alguna representación cuando se celebraban fiestas en Badajoz, como las de San Juan.

ANA:

Principalmente lo que había era cine. Todos los títulos de estrenos pasaban por esta ciudad. De los años 40 tenemos pocos documentos, pues el archivo fotográfico se quemó.

MIGUEL:

Además, el teatro fue privado hasta la creación del Consorcio López de Ayala en 1993. De hecho, iba a derruirse porque entró en ruinas. Se hundió el techo de la terraza, los camerinos eran un desastre, te encontrabas ratas cuando venías al cine u olías a calamares porque el bar del teatro era abierto al público. Las máquinas llegaron a situarse frente al edificio, pero la gente relacionada con la cultura de Badajoz se colocó delante de las excavadoras y el ayuntamiento acabó quedándose con el terreno.

ANA:

Se rehabilitó y volvió a inaugurarse por todo lo alto en 1993. Pero la nueva terraza no se inauguró hasta 1997.


UN DESCANSO DE 5 MINUTOS.  JACINTO BENAVENTE, LA ABUELA DE MURILLO Y LAS CIFRAS DEL LÓPEZ.

MIGUEL:

En la historia de este teatro, faltan por investigar momentos muy importantes. Están registrados estrenos que Jacinto Benavente realizaba aquí con Margarita Xirgu.

ANA:

Margarita Xirgu vino a Badajoz en varias ocasiones.

MIGUEL:

La presencia de Jacinto está más que justificada porque se quedaba a dormir y vivía en casa de mi abuela.

ANA:

Además, el funcionamiento y el mantenimiento de este teatro, cuando era privado, dependía mucho del cine y sus gerentes llegaban a grandes acuerdos entre las distribuidoras cinematográficas para ofrecer gran cantidad de películas en él.

MIGUEL:

Se conoce mucho mejor la historia de este lugar desde que se creó el Consorcio de forma pública. Han pasado 23 años y, a una media aproximada de 200 espectáculos al año, hemos tenido unos 5.000.

ANA:

Y en cuanto a espectadores, contamos con una media de 100.000 al año, por lo que ya hemos superado los dos millones de personas.

MIGUEL:

Por otro lado, si hablamos de las compañías extremeñas de teatro, todas ellas quieren actuar, e incluso, estrenar aquí. Y las compañías nacionales también confían mucho en él.


ESCENA 3. FOLLETOS QUE SON TESOROS Y EL CONSORCIO ACTUAL.

(Miguel se levanta. Coge un gran sobre lleno de folletos y entradas históricas del López y se los enseña al redactor; este suelta el bolígrafo y la mesa queda plagada de estos documentos, que Miguel y Ana le explican con mucho detalle).

MIGUEL:

Un gran cambio ha sido la gran cantidad de papel que hemos ahorrado gracias a los avances tecnológicos. Por ejemplo, en la cartelería para promocionar los espectáculos. También necesitabas cintas de vídeo para hacer un visionado y elegir las obras.

ANA:

Para mí, la comunicación ha cambiado gracias a las redes sociales porque, a pesar de tener que actualizarlas constantemente, ayudan mucho a la promoción.

MIGUEL:

Además, cuando se reabrió, el público había dejado de ir al teatro y costó mucho trabajo volver a asentarlo en la sociedad. Pero hoy en día está de nuevo consolidado. Sería algo inconcebible decirle a la ciudad de Badajoz que no va a haber más programación en el López de Ayala.

CAE EL TELÓN.

Artículos relacionados

Comment