La Galera Magazine > Acción Social > ASPACEBA ruge fuerte en el López de Ayala

ASPACEBA ruge fuerte en el López de Ayala

El rey león por ASPACEBA

Lleno absoluto en la representación del musical El Rey León adaptado por ASPACEBA

La Asociación de Parálisis Cerebral de Badajoz (ASPACEBA) fue capaz de, en más de una ocasión, emocionar, hacer reír e incluso poner los pelos de punta al público que asistía a su representación del conocido musical de El Rey León. Durante la tarde del martes sus alumnos, ayudados por sus monitores, se convirtieron en actores por un día para llevar a escena la adaptación de este clásico de Disney en el marco de la semana dedicada a la Parálisis Cerebral.

En una calurosa tarde de este peculiar mes de octubre, los espectadores se acomodaban en las butacas del teatro pacense. En ellas había familiares de los actores, así como otras familias con sus hijos, dispuestos a pasar una gran velada. Muchos de ellos llevaban puesta unas chapas que los alumnos del centro habían elaborado con especial cariño y las cuales regalaron a cada persona del público.

La espera se hacía larga hasta que pasadas las seis y media el presidente de la Asociación, José Galindo, hacía aparición en el escenario para presentar la función. Personajes como Mufasa, Simba, Timón o Pumba se exhibían por las tablas del López de Ayala acompañados de largos aplausos que cerraban cada uno de los actos. A lo largo de dos horas, los actores recrearon a la perfección numerosas escenas de la película a través de musicales, coreografías y, sobre todo, mucha emoción de por medio.

Como curiosidad cabe destacar que todo el vestuario y las grandes máscaras que portaban los actores fueron elaborados por los propios trabajadores y voluntarios de la Asociación, quienes también aparecieron en escena con el principal objetivo de ayudar a los alumnos a que se convirtieran en los protagonistas más especiales de la tarde.

Acabó la función y el público comenzó a aplaudir. Y siguió aplaudiendo con un aplauso que duró cerca de tres minutos con todo el teatro en pie. Tras este resonar de palmas, un emocionado director cogía el micrófono. Carlos Marrupe tomaba la palabra. Dos años de trabajo tuvieron su recompensa, y se les notaba en las caras. Alumnos, trabajadores y voluntarios derrochaban alegría.

Y sí, lo que decían Timón y Pumba puede lograrse tan fácilmente como disfrutando con una obra de teatro para todos los públicos como esta. ¡Hakuna Matata, vive y sé feliz!

Artículos relacionados

Comment