La Galera Magazine > Cultura > Música > Bad Religion: veteranía y punk sin artificios en el GraniRock

Bad Religion: veteranía y punk sin artificios en el GraniRock

La mítica banda americana encabezó el cartel del festival extremeño y ofreció un espectáculo, cuanto menos, memorable.

Bad Religion en Quintana de la Serena. Cada vez que pronunciaba esta frase mis amigos me miraban incrédulos pero, lejos de ser un deseo quimérico, la realidad es que la veterana banda de punk pisó tierras extremeñas el pasado mes de julio como cabezas de cartel del Festival GraniRock, un evento que viene pisando fuerte y promete convertirse en el plato especial veraniego para todos los amantes de la música alternativa.

lagaleramagazine-bad-religion-01

Bad Religion, que ya ha pasado a la historia como un hecho irrepetible, ha sido la voz de los marginados sociales durante más de tres décadas, la punta de lanza del punk rock más reivindicativo, rotundo y crítico.

La banda californiana ofreció en su paso por el GraniRock un recital memorable, ácido y visceral, en el que intercalaron temas de su último álbum True North con otros míticos como Fuck you, You are (the Government) o Generator, con los que se metieron a un público multicultural en el bolsillo.

Pese a sus canas y un atuendo que ya tiene poco de punky, con un polo negro y un pantalón de pinzas a juego, Greg Graffin hizo de perfecto maestro de ceremonias. Graffin es profesor emérito de la Universidad de California, en Los Ángeles, y Doctor en Antropología, y eso se nota sobre el escenario. Sus ademanes hacen que te sientas como si asistieras a una magistral clase en la Universidad, una master class de puro y verdadero punk rock.

Y a pesar de que era muy difícil mejorar la velada, la banda se guardó un as en la manga para el final… O, bueno, más bien cinco: Infected, Sorrow, Punk rock song, You y American Jesus, que consiguieron que poca gente se quedara en su sitio sin saltar. En definitiva, Bad Religion se coronó una vez más como banda incorruptible que, valiéndose de un gran porte y de su identidad única, defendió con gallardía los valores de una formación fundada hace la friolera de treintaisiete años.

[/vc_row]

Artículos relacionados

Comment