La Galera Magazine > Cultura > Música > Badasom ’16, la unión de dos pueblos

Badasom ’16, la unión de dos pueblos

Las tablas del auditorio municipal Ricardo Carapeto de Badajoz han acogido entre los días 7 y 9 de julio la novena edición del Festival Badasom. En un homenaje a los orígenes y a las voces del pueblo, fado y flamenco se han unido para ofrecer un espectáculo de pasión, vanguardia, tradición e incuestionable belleza.

Este año la propuesta del Badasom ha estado constituida por artistas consagrados del Baile Flamenco y del Fado, que gozan de un gran reconocimiento mundial y abordan diferentes formas de vivir e interpretar la danza y el fado.

lagaleramagazine-badasom-01

La noche del jueves Carminho abría el festival enamorando al público con un repertorio conformado por temas de su último disco, Canto, y otras canciones de su infancia y juventud. El portugués suena especialmente hermoso en los labios de Carminho, que se despidió a capela y sin micrófonos bajo una gran ovación. A continuación, el Ballet Flamenco de Andalucía nos embarcó en un viaje a través de las imágenes de la compañía en sus primeros veinte años de vida. Cinco coreografías, una por cada uno de los directores que han pasado por el ballet, construyen el relato plástico de la directora artística Rafaela Carrasco sobre sus vivencias en el grupo con sus compañeros y maestros.

El viernes asistíamos al hechizo del fadista António Zambujo, que interpretó canciones de su último disco, Rua da Emenda, y animó al público con su música vibrante y pasional. Tras él llegaba el plato fuerte del festival, un homenaje a los artistas gitanos de la Plaza Alta de la capital pacense dirigido por el artista Farruquito, que consiguió el reencuentro de dos grandes figuras del flamenco: la bailaora La Marelu y el guitarrista Paco Cepero. Plaza Alta dejará sin duda su huella en la memoria del Badasom: emoción, arte y recuerdo conjugaron un espectáculo inolvidable.

Y para terminar, el sábado se subía al escenario Ricardo Riberiro, una de las voces masculinas más destacadas del fado, que presentaba su nuevo trabajo por primera vez en España: Hoje e assim, amanha nao sei. El fadista cautivó al público bajo un manto de estrellas con una actuación suave y serena que contrastaba con el embrujo del espectáculo propuesto por la bailaora Eva Yerbabuena: Carne y Hueso. Las voces de tres cantaores y el zapateo de Yerbabuena ponían el broche de oro a un festival que evoca las raíces de los pueblos español y portugués: flamenco y fado,  duende y alma.

Artículos relacionados

Comment