La Galera Magazine > Entrevistas > Christian Magritte: “que todos nos lo pasemos en grande, ese es el objetivo de todo esto”

Christian Magritte: “que todos nos lo pasemos en grande, ese es el objetivo de todo esto”

Christian Magritte es uno de los magos más jovenes e importantes de la región. Con tan solo 26 años, Magritte ya posee un “Premio Internacional de Magia” y la satisfacción de haber actuado en Nueva York.

¿Qué es para ti la magia?

Para mí la magia es ante todo un arte y creo que como todo arte sirve para expresar eso que uno tiene dentro. La magia es mi forma de comunicarme con la sociedad y, además, tengo el privilegio de que gracias a este arte puedo hacer creer a los demás que lo imposible puede ser posible.

¿Cuándo decidiste dedicarte a la magia?

La magia, o este hobby, empezó cuando tenía siete años, haciendo trucos a los familiares y demás. Ese hobby se convirtió en una profesión con 20 años, cuando tomé la decisión de decirle a mis padres: “Papá, mamá, dejo los estudios y me voy a dedicar a emprender mi sueño, que es actuar por todos los teatros de la región y de toda España”.

christian magritte 2¿Cómo se tomaron tus padres tu decisión?

Me tuve que ir una semana a Salamanca porque se lo tomaron mal (risas). Allí tenía un amigo y me marché hacia allá. Pero como todos los padres, al final quieren que sus hijos tiren hacia delante. Los padres son los que más nos quieren y nos ponen pruebas para saber si realmente es lo que nos gusta, pero bueno, a lo largo de todos estos años les he demostrado que verdaderamente lo que quiero es esto. Cuando uno le pone amor y pasión a lo que realmente le gusta, lo tiene todo chupado.

Tu nombre real es Christian Durán pero el artístico es Christian Magritte, ¿a qué se debe la elección?

Magritte es por el pintor surrealista René Magritte. Una vez vi una película que se llamaba El secreto de Thomas Crown, donde salen escenas de un cuadro de René Magritte. Me llamó tanto la atención que empecé a investigar y me dí cuenta de que el surrealismo y la magia iban cogidos de la mano porque, al final, digamos que ambos mundos intentan ocultar una realidad distorsionada. Descubrí ahí un mundo inspirador, ya que René Magritte me inspira para crear mis propios juegos.

¿Te define algún rasgo característico o tienes alguna marca que siempre aparece en tus actuaciones?

La gente dice que me definen dos palabras: elegancia y cercanía. En mis actuaciones intento que todo el mundo parezca que me conoce desde siempre, ya que hago una magia muy cercana y participativa, como si nos conociéramos de toda la vida. Eso me ayuda para que a toda la gente le apetezca participar en el espectáculo y que nos lo pasemos todos en grande, ese es el objetivo de todo esto, pasarlo bien.

Hemos visto que hace poco has estado con Juan Tamariz, ¿cómo te fue con el maestro? ¿Te ha revelado algún truco nuevo?

A Juan hace mucho que lo conozco. Lo conocí en uno de sus seminarios. Y hemos coincidido durante el festival de Extremagia, que ha sido ya la décima edición, y es alucinante. Además he podido compartir con él la noche ya que Juan Tamariz tiene el horario cambiado, se duerme a las nueve de la mañana y se levanta a las cinco y media de la tarde. Durante dos noches me ha enseñado muchísimas cosas y no solamente de juegos, al final lo más importante son las experiencias y eso te ayuda a poder transmitir mejor en las actuaciones. Las vivencias y las experiencias son las que te ayudan a madurar como artista.

¿Cómo se entrena la magia?

Echándole muchas horas y, sobre todo, probando con la gente, es la única manera. Probarlo delante del público y echarle muchas horas, muchos ensayos, mirarse delante del espejo y corregir algún movimiento porque, al fin y al cabo, con la magia lo que intentamos es ocultar ese truco secreto para que la gente se sorprenda y diga: “¿esto cómo ha sido?, esto ha sido sorprendente, esto no tiene lógica…”

christian magritte 1¿Cuántas horas se le pueden dedicar al día a entrenar?

La verdad es que antes le dedicaba mucho más porque cuando eres estudiante tienes un poquito más de tiempo libre y ahora te tienes que mover, tienes que hacer de mánager, crear tus propios carteles y ensayar el espectáculo. Pero bueno, todas las horas que pueda. Me dedico a esto y, como dije anteriormente, cuando uno realmente hace lo que le gusta no es un sacrificio. Si tienes que estar 12 horas pues se están 12 horas. Hay mucha gente que está deseando acabar sus 8 horas para llegar a casa y yo todo lo contrario, ¡disfruto! Es complicado pero animo a todo el mundo a emprender porque muchas veces, como digo cuando doy charlas, el emprendimiento no es un hombre con un maletín, sino hacer realidad tu sueño. Creo que hay mucha gente que no se atreve a llevarlos a cabo por miedo a hacerlos realidad, así que fuera los miedos y a adentrarse.

Háblame más sobre esas charlas que mencionas, ¿en qué consisten?

Doy charlas de emprendimiento y de habilidades sociales. Tengo 26 años y me dedico al mundo de la magia profesionalmente desde los 20 años, y en estos 6 años he aprendido más que estando en la escuela. ¡Es alucinante! He desarrollado unas habilidades sociales increíbles que me han ayudado a tener lo que hoy en día tengo, que no es poco para estos 6 años. Esas habilidades son: saber hablar en público, saber expresarte, empatizar al escuchar… El desarrollar un proyecto son muchísimas cosas. Ser un mago no solamente es subir al escenario y hacer los juegos de magia sino que es hacer muchísimo más. Lo que intento recrear en esas charlas es eso, que hay que saber escuchar, empatizar y sobre todo hay que saber aprovechar las oportunidades. En la actualidad estamos todo el día con el móvil y no vemos lo que hay a nuestro alrededor y a nuestro alrededor hay muchísimas oportunidades. Muchas veces decimos “¿y ese chico o esa chica por qué ha llegado allí?” y es porque se ha centrado en su camino, lo ha enfocado y lo ha conseguido, entonces no hay que echarle las culpas a los demás, porque siempre he dicho que la mayor competencia es uno mismo, así es que hay que currar.

Dentro del mundo de la magia los magos utilizáis muchos elementos, ¿cuál se te ha resistido o complicado más, y cuál sería tu punto fuerte?

En la magia hay muchas modalidades: está la magia de cerca, las grandes ilusiones, el mentalismo… Y creo que lo que hay que hacer es centrarse en lo que a uno se le da bien. A mí lo que más me gusta es la cartomagia, hacer magia con cartas. Es un mundo fascinante porque, como decía el maestro Hofzinser, “la baraja es como una poesía”, y con esos cartoncillos, con esas cartas, puedes hacer miles de poesías y eso es precioso. Y el que más se me ha complicado… quizás la magia con monedas, porque es muy manipulativa, es muy complicada, pero bueno, en eso los japoneses y los chinos son una auténtica locura, son increíbles.

Artículos relacionados

Comment