La Galera Magazine > Entrevistas > Cynthia González : “Al final, la vida es un baile lleno de pasión”

Cynthia González : “Al final, la vida es un baile lleno de pasión”

Joven pero con un gran recorrido profesional y artístico a su espalda. Cynthia González dedica gran parte de su vida a su pasión, el baile. Es bailarina desde hace 7 años y profesora de danza desde hace 5. Actualmente, enseña su especialidad en la Escuela de Danzas Paula Yunis y vive su sueño luchando por superarse día tras día, cumpliendo una meta tras otra y creciendo personal y profesionalmente.  

¿Cómo fueron tus inicios?

Fue con 15 años, a raiz de un programa de baile que siempre veíamos juntas una amiga y yo. Ella un día me llamó y me dijo si nos apuntábamos a clase de baile y, sin pensarlo dos veces, le dije que no, que me daba vergüenza. Soy muy tímida, pero al final le hice caso y fuimos a una clase de danza urbana aquí en Badajoz y… ¡ahí empecé!

¿Desde un principio tenías claro que lo tuyo era la danza urbana? O ¿Has tocado alguna vez otro estilo?

Empecé con la danza urbana pero he estado tocando un poco de todo porque el contemporáneo también me gusta. De hecho, lo que más me gusta es el experimental que es una corriente un poco más libre, donde puedes mezclar una base de clásico con otros muchos estilos. En mi opinión creo que es necesario formarse en distintos tipos de baile para coger base y poder enriquecerte.

¿Qué te hizo convertirte en profesora?

Verdaderamente no sabía que quería ser profesora, pero con 18 años el que era mi profesor dejó de dar clases y me propuso sustituirlo. Y probé. Nunca pensé que se me fuera a dar bien porque hablar delante de gente o en público me da miedo, pero ¡me encantó! Desde entonces soy profesora. ¡Me encanta enseñar y poder aprender día a día de mis alumnos!

Y ¿cómo es dedicarte a enseñar tu pasión?

(Ríe) Es… ¡increíble! Si tuviera que elegir una palabra, esa sería. Ver evolucionar a tus alumnos y ver como hacen tus propias coreografías, las que has estado ensayando y montando en tu casa… es muy satisfactorio. Siempre intento que aprendan divirtiéndose y, lo más importante, amando lo que hacen. Al final, la vida es un baile lleno de pasión.

Cuéntanos el momento más especial que hayas vivido, bailando o como profesora.

Uno de ellos fue una semana intensiva el año pasado en un campamento de baile en Sevilla, donde nos reunimos más o menos 300 personas. Vinieron coreógrafos internacionales y nacionales para enseñarnos sus mejores coreografías.

Pero lo mejor fue cuando uno de los profesores que más admiro, Kenzo Álvarez, me saco con dos personas más entre la multitud… Fue uno de los momentos más emocionantes y mágicos que he vivido nunca.

¿En qué concursos has participado? lgm-cynthia-gonzález-01¿Has estado también en algún programa de televisión?

En programas de televisión no, pero en concursos sí. Estuve en 2013 en el concurso de talentos de Valverde, FevalPop, y quedé primera en artes escénicas. El año siguiente participé con mi grupo y también quedamos en primer puesto. Además, me he presentado al concurso de Montijo Me gustas tú junto con The Kreathors, la compañía a la que pertenezco y coreografío, con quienes gané el año pasado.

¿Es Badajoz un buen escenario para tu trabajo?

No, pero eso es algo positivo también. Una frase que me gusta es “la flor que crece en la adversidad es la más hermosa de todas”, porque creas tu propio estilo y tu esencia. Eso es lo bueno que tenemos los bailarines en Badajoz. Al no tener formación ni salidas, intentamos buscarlas nosotros mismos.

¿Qué piensas cuando ves todo lo que has prosperado desde que te iniciaste en el baile?

Me acuerdo siempre de mis padres. Ellos me dijeron lo típico: que cómo iba a vivir de esto, cómo iba a dar clases de baile si eso tenía muy pocas salidas… Y aquí estoy. No he llegado a la cima ni mucho menos, todavía me queda muchísimo, pero sí veo que les he podido demostrar un poco que, si se quiere, se puede vivir de esto.

lgm-cynthia-gonzález

¿Tienes algún proyecto en un futuro próximo que puedas darnos a conocer?

Pues sí. Uno de ellos es montar una escuela de danza urbana en la ciudad. Ese es uno de mis sueños y, por eso, no me quiero ir a vivir a otro sitio porque quiero que Badajoz crezca. Será difícil, pero con sacrificio y constancia espero que sea una de las escuelas más reconocidas de España. Ya no solo por su nivel, sino por sus valores.  

Otro de los proyectos que tengo es con mi pareja Christian Magritte. Un espectáculo llamado The Lover. En él compaginamos danza, magia, surrealismo y grandes ilusiones.

Y si tuvieras que cambiar de profesión ¿qué elegirías?

Artista de circo (ríe), porque también recibo formación en trapecio en Espacio La Rota. ¡El mundo del circo me chifla! Además, puedo fusionarlo con el baile. Y estoy segura, mi otra profesión sería artista de circo. Me encanta estar por los aires (ríe).

No solo dedicarás el tiempo a bailar, ¿qué hace Cynthia en su tiempo libre?

Me gusta pasar tiempo con mi familia… ¡ahora lo paso más que nunca! Me gusta viajar, visitar la naturaleza y hacer planes con el grupo The Kreathors, para ir al cine o hablar de baile.

¿Cuál es tu mayor meta?

¡Uff! No tengo. Cuando cumplo un objetivo voy a por otro y después a por otro, y así haré hasta que ya no pueda moverme más. Nunca se deja de aprender en la danza…

¿Cómo definirías el baile?

Para mí es libertad, es una forma de expresión. Es libertad porque se pueden expresar todos los sentimientos que tengas, ya sean rabia, miedo, lucha, tristeza o alegría. Es transmitir y liberarse de todo de lo que tengas dentro. En mi caso, si no soy capaz de decir algo con palabras lo hago con el cuerpo.

¿Cómo animarías a alguien, tímido como tú, a luchar por el baile si es su pasión?

Yo soy una tímida valiente. El secreto está en ir superando los miedos poco a poco. No sabría cómo animar a alguien, pero sí aconsejo soltar todo aquello que se lleva dentro. Si tienen ganas, todo es posible. En mis clases me gusta que mis alumnos se miren en el espejo, que sientan seguridad y confíen en ellos mismos, e intento convencerles de que la vergüenza no sirve para nada. En el escenario todo es diferente y, aunque tengas miedo, una vez que te subes no quieres bajarte.

Artículos relacionados

Comment