La Galera Magazine > Entrevistas > Daniel Vaquerizo: “Vamos a seguir “Rodando Sueños” y al que no le guste que mire a otro lado”

Daniel Vaquerizo: “Vamos a seguir “Rodando Sueños” y al que no le guste que mire a otro lado”

Ha dirigido más de 25 cortometrajes y Dewanee es su último trabajo. Él es Daniel Vaquerizo, un joven cineasta que, a pesar de los obstáculos y su temprana edad, se dedica a lo que más le gusta, el cine. Por ello, no será raro que muy pronto lo veamos dirigiendo largometrajes con su sello propio, algo que caracteriza todos sus trabajos. Él es un pacense con la ilusión de estar “Rodando Sueños”.

Dewanee ya es una realidad, pero ¿cuánto tiempo te ha llevado llegar a este punto?

La fase de preproducción fueron 2 meses y pico. Estuvimos puliendo el guión al máximo, buscando actores, viendo opciones para el alquiler de los equipos, hablando con la maquilladora y haciendo pruebas de maquillaje.

La fase de producción fueron dos semanas. Tuvimos 6 días de rodaje con los extras y la mayoría de actores. Para planos detalles y planos cortos fueron 3 días y dedicamos un día más para rodar las escenas en exteriores.

La postproducción la inicie el mismo día que empecé a rodar. Como yo soy el que graba y monta, algo que disfruto muchísimo, en cuanto termina un rodaje me pongo a ordenar los planos y a montar, en bruto, las escenas que vamos grabando. En total de postproducción hemos estado 5 meses.

De lo vivido durante todo el proyecto, ¿con qué momentos te quedas?  

De esta producción me quedo con haber conocido a tantísima gente en el casting que hicimos. Conocimos a personas como Mario o Antonio, verdaderos profesionales… ¡se nota que lo viven! Mario y Antonio llevan años trabajando en esto y da gusto trabajar con ellos porque considero que, como yo, son capaces de darlo todo por su pasión.

¿Qué distribución tendrá Dewanee?

Estrenarlo en más ciudades como hice en el Centro Joven de Badajoz, el pasado 3 de febrero, y presentarlo en todos los festivales en los que me lo acepten. La idea es al menos conseguir recuperar el dinero que invertimos en el proyecto.

Dicen que con todo se aprende en la vida. ¿Qué has aprendido realizando este mediometraje?

He aprendido un poco más a trabajar en equipo en la fase de postproducción, no había conocido hasta ahora a gente con los conocimientos necesarios, y que, aun teniéndolos, tuviesen el suficiente grado de implicación en este tipo de proyectos tan altruistas, como para poder cederles el trabajo que conlleva una postproducción, y más con el cariño que le pongo a cada proyecto. Me encanta aprender y con cada proyecto siempre aprendes algo. Cuando tienes poco presupuesto te tienes que comer mucho el coco y aprendes a sacar el máximo partido al material del que dispones, creo que eso es necesario. En Hollywood muchas veces pierden frescura precisamente porque ya se han olvidado de esa dificultad. 

Espero que todo este esfuerzo que hacemos de sus frutos y, en un futuro, podamos ganar dinero con nuestro trabajo. Porque “no se vive del aire” y con dinero podría hacer cosas más interesantes, pero como no encontramos trabajo y no somos capaces de estarnos quietos, ya que esto de verdad nos apasiona, vamos a seguir “Rodando Sueños” y al que no le guste que mire a otro lado.

Hago una pequeña reflexión: si esta gente que está trabajando conmigo lo dan todo gratis, ¿qué no serán capaces de hacer el día que les pueda pagar por su trabajo? Desde luego, si algún día como director o productor de algún proyecto tengo que elegir a alguien al que pagar por su trabajo, voy a elegir a gente como Mario o como Juanan porque sé que su principal motivación es su pasión y no el dinero. En resumidas cuentas, lo que he aprendido con Dewanee es que no soy el único que aun teniendo estudios le apasiona tanto el cine que está dispuesto a todo por nada hasta que la nada lo sea todo.

Encontrar trabajo es complicado a día de hoy, pero no pienso quedarme de brazos cruzados mientras lo busco, primero porque no soy capaz de estarme quieto, siempre tengo ideas nuevas que quiero desarrollar, y segundo porque me gusta tantísimo contar historias con mis cortometrajes que no podría imaginarme una vida sin poder hacerlos.

En el estreno, hiciste hincapié en lo bueno de contar con un equipo. El tuyo está lleno de amigos tanto en el equipo artístico como técnico. ¿Has pensado alguna vez en contar con actores profesionales?

Lo preguntas como si yo fuese Spielberg. Yo sé lo que se a base de trabajar, no he estudiado la carrera de cine. He ido aprendiendo de mis errores y de corregirlos trabajo tras trabajo. Hay gente, como mi hermano o Lourdes, que llevan conmigo desde que empecé y ellos también van aprendiendo con cada trabajo como lo he ido aprendiendo yo. Si es verdad que llegará un punto en el que en lugar de los actores que ahora participan, quitando los tres o cuatro que se lo toman en serio y de verdad trabajan la actuación, tendré que contar con más profesionales.

También te digo una cosa, hablo mucho de amigos, pero eso no quiere decir que antes de trabajar juntos lo fuésemos. La mayoría de mis amigos actuales son amigos míos porque hemos trabajado juntos. Cuando empecé a hacer cortometrajes no conseguía que nadie se involucrara en ningún proyecto, a excepción de mi hermano que siempre estuvo ahí. Así que valoro muchísimo que la gente me regale su tiempo y me ayude a seguir “Rodando Sueños”. Como dice Tarantino, si te gusta hacer cine haz cine, no esperes a que las condiciones sean las idóneas. No voy a esperar a tener dinero para hacer una superproducción. Si tuviese que esperar a que todo fuese perfecto probablemente no hubiese aprendido nada en todos estos años porque no habría hecho ni una cuarta parte de los cortos que he hecho.

Háblanos de ti, además de rodar, ¿en qué empleas tu tiempo?

Acabo de terminar por fin el Grado Superior de Realización Audiovisual así que ahora mismo, mientras busco trabajo, me dedico a mis aficiones. Estoy pensando en formar otro grupo de música, esta vez country y poder experimentar en un grupo el ser guitarrista porque hasta la fecha yo era el batería. Además, me gusta mucho experimentar con las cámaras tanto con las fotos como con el video. Pero si hay algo que me gusta hacer con mi tiempo es aprender cosas nuevas.

¿Tienes algún director en el que te inspiras?

Sí, mi ídolo por excelencia es Steven Spielberg. Me encanta ese toque mágico que le da a cualquier historia y, sobretodo, la capacidad que tiene para gustar a todo tipo de público. Sabe cómo hacerlo y eso es algo que cualquier artista quiere.

¿Qué tipo de cine es tu preferido?

Todo depende de mi estado de ánimo. Muchas veces me apetece ver una película densa, con un guión potente y que te haga pensar y reflexionar, y otras veces simplemente me gusta sentarme y disfrutar de pirotecnia audiovisual, es decir, una película con un guión simple pero que visualmente y estéticamente me haga disfrutar y no tenga que comerme el coco.

En un futuro no muy lejano, ¿dónde te ves?

Espero que trabajando para poder seguir pagando equipos y para poder pagar a la gente por el trabajo que hace para seguir “Rodando Sueños”.

¿Cuándo decidiste que lo tuyo era el cine? ¿Cómo lo descubriste?

A pesar de haber estado siempre en ciencias puras y haber querido siempre ser biólogo, realmente lo mío siempre fue lo audiovisual. Creo que muchas veces en el colegio nos cierran la mente hablándonos de trabajos “normales” y tratan otros, como por ejemplo ser cantante o artista en general, como algo especial, algo que no te ofrecen como una opción más. Desde pequeñito le cogía las cámaras a mis padres y me iba a hacer fotos y videos hasta que se cansaron y me regalaron mi propia cámara. Yo tenía claro que quería dedicarme al cine desde 1º de bachillerato pero no lo decidí hasta que estuve en Ingeniería. No me habían cogido en la primera convocatoria de Audiovisuales y, como soy bastante impulsivo, me metí en ingeniería. Aunque mucha gente diga que fue un año perdido yo pienso que fue una decisión correcta porque al meterme en una carrera como ingeniería en la que tienes que hacer grandes sacrificios para aprobar me hizo pararme a pensar y preguntarme: “¿Esto me apasiona tanto como para dedicarle mi vida entera? ¿Qué es lo que te apasiona?”. Entonces vi que, por muchos cambios que hubiese tenido en la vida lo único que se había mantenido era mi pasión por las cámaras.

 

DEWANEE

Artículos relacionados

Comment