La Galera Magazine > Acción Social > El comedor social San Vicente de Paul abre sus puertas a la solidaridad

El comedor social San Vicente de Paul abre sus puertas a la solidaridad

El comedor social San Vicente de Paul está situado en la Calle San Pedro de Alcántara número 3 del casco antiguo de Badajoz. Este conocido espacio realiza una labor solidaria fundamental proporcionando alimento y ropa a más de cincuenta beneficiarios diariamente

Antonio Tena Barragán, el actual presidente del comedor social, nos explica la rutina que siguen en este pequeño rincón solidario pacense. Cada día, a la una del mediodía aproximadamente, se da el almuerzo y se ofrece un bocadillo junto con algunos complementos para la cena, como leche, yogures, zumo, pasta… en definitiva lo que tengan en el almacén. Los alimentos generalmente proceden de donaciones del banco de alimentos y entidades como El Corte Inglés y el Carrefour.

Además, cualquiera que quiera donar puede hacerlo, “estamos abiertos a recibir desde un euro, hasta un cheque en blanco”. Por supuesto, además de recibir comida de grandes superficies, cualquiera que quiera acercarse a llevar alimentos o ropa a nivel individual puede hacerlo, ya que el centro dispone de un ropero que se sirve de abrigo a más de 100 personas durante todo el año.

No tenemos ningún tipo de distinción para las personas” admite el presidente. “Todos son recibidos de la misma manera y sin discriminación”. El único requisito necesario para acudir al comedor social es proporcionar la documentación reglamentaria a la trabajadora social, que lleva la administración y registro de los usuarios; siendo  su función controlar y garantizar la asistencia de las personas que suelen hacer uso del servicio del centro. “Si alguien falta un día al comedor ella se preocupa de hacer las gestiones oportunas para saber si se encuentra bien”, explica Tena. Además, es necesario que los beneficiarios sean mayores de edad, debido a que el ambiente no es apropiado para los niños, “para ellos existen centros infantiles especializados”.

Según afirma el presidente, “tenemos gente con problemas económicos y algunos de ellos tienen problemas de adicción”. Aun así, lo cierto es que el perfil social de la mayoría de personas que van al comedor diariamente es el de gente corriente que simplemente carece de los recursos necesarios para poder llevar una buena alimentación.

En este momento el local dispone de unos treinta voluntarios activos dedicados a dar servicio a todo aquel que lo necesite. Sus funciones principales se dividen en: cocina, despensa de alimentos y depósito de vestuario. Además de las labores que realizan como comedor social, también ofrecen talleres y actividades como el ‘taller de escritura’ que impartieron el año pasado, donde los participantes pudieron aprender y disfrutar de un rato de ocio.

Finalmente, el presidente anima a todo aquel que quiera colaborar a visitar las instalaciones para conocer de cerca la labor que se realiza. Queda demostrado que cualquiera puede aportar su granito de arena para hacer de Badajoz una ciudad más justa, en la que la necesidad y carencias de muchas familias pasen a ser problemas del pasado.

(Visited 59 times, 1 visits today)

Artículos relacionados

Comment