La Galera Magazine > Entrevistas > Emilio Píriz: “Es un lujo poder hablar de extremeños que difunden los valores de nuestra tierra (…)”

Emilio Píriz: “Es un lujo poder hablar de extremeños que difunden los valores de nuestra tierra (…)”

Emilio Píriz pretende dar a conocer cuál es la verdadera nacionalidad de todos. El joven pacense presenta, bajo este objetivo, la segunda parte de su proyecto Extremeños por una causa. Esta vez Sudamérica es el destino para contar, a través de un documental, siete historias diferentes sobre organizaciones sociales y cooperantes extremeños que ayudan en Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia. Charlamos con Emilio, responsable del proyecto, quien ya ha instaurado Extremeños por una causa como asociación oficial extremeña.

Emilio, las entrevistas de este tipo siempre acaban con la pregunta sobre si estás pensando en una tercera parte del documental. Pero, yo te lo pregunto ahora. ¿Habrá tercera parte?

Ahora mismo no, porque todavía queda mucho por hacer con esta segunda parte. Ya no sólo es la filmación y proyección del documental, también vamos a ir a los cuatro campus de la Universidad de Extremadura y a colegios e institutos para realizar una serie de talleres que muestren el valor de ser voluntario a través de pequeños reportajes inéditos que también hemos grabado. Es una manera de intentar darle un verdadero sentido al proyecto. Por supuesto, es importante mostrar el documental pero también lo es ir por los institutos y por las facultades intentando llamar la atención de los jóvenes acerca del voluntariado. Además, a estas charlas vendrán asociaciones extremeñas para mostrar su labor a nivel regional.

Tengo bastante confianza contigo para llamarte loco  y para preguntarte cómo comenzó esta genial locura.

(Sonríe) Surge de mi otra gran pasión; la de viajar. Siempre estoy mirando sitios a donde ir y fue hace tres años, estando en FITUR, cuando vi una presentación que combinaba tanto los viajes como lo social y el tercer sector.

¿Los extremeños somos solidarios o sólo lo aparentamos?

Yo pienso que sí lo somos. Además, desde 2008, Extremadura cuenta con la AEXCID, que es la Agencia Extremeña de Cooperación Internacional para el Desarrollo, la cual financia muchos proyectos llevados a cabo en Sudamérica, por ejemplo. Para mí es un lujo poder hablar de extremeños que en esos lugares difunden los valores de nuestra tierra, ayudan y hacen el bien.

¿Por qué decidiste grabar esta segunda parte en Sudamérica?

lgm-emilio-piriz-cuerpoPrecisamente, porque la AEXCID tiene muchos proyectos allí. Tiene otros muchos en todo el mundo, pero la mayor parte del trabajo lo afronta desde Centroamérica hasta el sur del continente. Podríamos haber hecho una segunda o tercera parte quedándonos en España pero… este segundo proyecto tenía que ser más ambicioso y cruzar el charco, lo cual también nos suponía un gran desafío.

Me imagino que el desafío comenzaría con un gran trabajo de documentación y preparación.

Sí. Desde la pre-producción decidimos querer mostrar historias diversas y con perfiles diferentes dentro de la cooperación internacional. Contactamos con la AEXCID y con la CONGDEX (Coordinadora Extremeña de Ongd’S) y, gracias a ellos, conseguimos muchas propuestas. El trabajo fue difícil pero más fácil que la primera parte, ya que estos dos organismos nos ayudaron mucho.

Si viajar a Sudamérica no es muy barato que digamos, ¿cómo te las has ingeniado con el presupuesto?

La primera parte del documental fue financiada con un crowdfunding en la que quien quisiera podía donar dinero para el proyecto. Esta vez, los gastos eran mayores y el darle una vuelta de tuerca a la idea incluyendo la realización de los talleres nos ayudó a que diversas entidades sociales apoyaran el proyecto en el que, por cierto, colabora también ASPESOBA (Asociación De Personas Sordas De Badajoz) adaptando el documental al lenguaje de signos y ayudándonos en los talleres. Además, la Oficina de Cooperación Universitaria al Desarrollo de la Universidad de Extremadura colabora en los talleres aportando toda la infraestructura posible de la universidad y preparando una serie de folletos en los que aparece un calendario con todas las actividades sociales que hay en Extremadura durante este año.

¿Qué tal fue el viaje? ¿Hubo algún problema?

Viajamos dos personas y ha sido un mes y cuatro días de grabación. No hemos tenido ningún problema logístico, a efectuar un par de diarreas que tuvimos que sufrir en Bolivia, aunque íbamos preparado para eso (sonríe). Todas las personas que nos encontramos nos ayudaron mucho. Sí hemos visto un problema claro, y es que muchos de estos proyectos se adjudican sin una identificación previa. Para nada significa que el proyecto no tenga que llevarse a cabo, sino que creemos se debería llevar a cabo una fase de identificación, mandando un técnico de cooperación que analice las deficiencias de lo que se dice y lo que realmente se hace, y cree la base de un voluntariado en el lugar donde se realice el proyecto.

¿Cuál fue la historia que más te llamó la atención?

La más impactante fue en Lima. Lima es una ciudad que en siete años ha duplicado su población y cuatro millones de habitantes viven en los cerros (montañas) de la ciudad. Tú miras alrededor de la capital y ves las laderas de las montañas habitadas por, lo que ellos llaman, asentamientos humanos. Son personas que se van asentando en esos territorios sin tener ningún tipo de propiedad y van formando comunidades. Con el extremeño Juan de la Cruz, que está en ADASEC (Asociacion de Ayuda Social, Ecologica y Cultural de España), subimos a una de esas comunidades y fue impresionante ver cómo no tienen ni agua, ni luz, ni desagües. Me impresionó ver el contraste que hay entre la parte más occidentalizada y esa otra parte de la ciudad.

¿Es fácil dar visibilidad a los temas relacionados con el tercer sector?

Se hace muchísimo por dar visibilidad a colectivos del tercer sector. Este sector mueve un diez por ciento del PIB en España, pero mientras más necesitamos de los servicios sociales más recortes sufren las organizaciones en este país. El 70 por ciento que integra el tercer sector son  voluntarios y sin ellos no se hace nada. Hay mucha gente que desconfía del tercer sector pero queremos que nuestro proyecto ayude a darle visibilidad y que anime a las personas a colaborar.

Colaborar a pesar de vivir en un mundo donde las personas se preocupan demasiado por el tiempo y la inmediatez ¿no?

Se dice que después de la vida el tiempo es lo más apreciado que tenemos, pero creo que nos ponemos demasiadas excusas para no ayudar. Ahora que vivimos en la era de información es cuando más necesitamos pararnos ya que podemos ayudar a una persona con tan sólo escucharla.

¿Qué conclusiones sacas sobre “Extremeños por una causa”?

La frase con la que acaba el documental sería la que resumiría mi experiencia. Como no somos ciudadanos de un país, sino del mundo, debemos intentar ayudar a otros países como podamos. Extremadura es un pueblo solidario y hay personas que, tanto dentro como fuera de España, están ayudando para que este mundo sea más social y más justo.

La verdadera nacionalidad de todos es la humanidad.

ESTRENO DOCUMENTAL “EXTREMEÑOS POR UNA CAUSA. DESTINO SUDAMÉRICA”

Artículos relacionados

Comment