La Galera Magazine > Cultura > Ocio > Historias de un Carnaval (III): 35 años de amistad, emoción y rebeldía

Historias de un Carnaval (III): 35 años de amistad, emoción y rebeldía

murga adlibitum carnaval

Aquí Ad Libitum, señores. Me tengo que jubilar…” Así comienza una de las canciones de esta histórica y querida murga pacense que se despide del Carnaval de Badajoz tras 35 años

Ad libitum” puede presumir de ser la única murga pacense que le ha cantado a cinco alcaldes diferentes de Badajoz. Desde 1984, esta agrupación participa en el Carnaval y mientras que los alcaldes de la ciudad iban pasando por ese cargo, la murga iba acumulando experiencias a sus espaldas mediante letras y músicas alegres y divertidas, pero a su vez, ácidas y críticas.

El repertorio de estos murguistas siempre ha seguido el estilo clásico del carnaval pacense cantando únicamente un popurrí de canciones donde se combinan tanto pasodobles como cuplés. Es por ello por lo que siempre han sido muy rebeldes con el concurso de murgas de la ciudad. “Respetamos la decisión, pero no compartimos que el concurso siga un patrón similar al de Cádiz, cuando anteriormente no era así“, explica Manuel González ‘Manolón’, integrante del grupo.

murga adlibitum carnaval

Todos ellos defienden que el concurso se ha encorsetado de tal forma que las murgas han perdido mucha libertad. “El carnaval debe ser diversión y alguna agrupación piensa únicamente en ganar el concurso“, relatan muchos de los componentes de “Ad libitum“. De este modo, en 2008, la murga dejó de participar en él para sólo mostrar su repertorio en calles y bares de la ciudad, algo de lo que también son pioneros pues anteriormente, ninguna murga cantaba en locales de la ciudad.

En este grupo, toda la familia se ve implicada año a año en poner en pie la actuación. Sus mujeres e hijos se visten con ellos y mientras que los maridos preparan el repertorio, sus esposas diseñan conjuntamente los trajes. Ellas buscan el material, tejen las telas, unen las partes con silicona, en definitiva, preparan un disfraz perfecto que tanto ellos como ellas puedan lucir. “Pasamos tantas horas juntas que un grupo de carnaval se ha convertido en un grupo de grandes amigas“, cuenta María José Hernández, una de las costureras.

murga adlibitum carnaval

Treinta y cinco años dan para un sinfín de momentos divertidos, tristes, emocionantes. Nunca olvidarán cuando en 1987 nueve integrantes tuvieron la loca idea de viajar a Cádiz para comprar un bombo para la murga. Un trayecto lleno de anécdotas que daría para escribir una novela. Siempre recordarán las bodas de sus componentes, ya que el resto de la murga iba a la ceremonia disfrazados. Nunca olvidarán a Alejandro, su compañero y amigo murguista que tristemente les dejó en el 2000. En definitiva, 35 años de risas, enfados de fácil solución y alguna lágrima.

No sabemos cuánto les quedará de pensión tras su salida, lo que sí está claro es que “Ad Libitum” quedará enmarcada para siempre en una página de la historia del Carnaval de Badajoz y en los corazones de muchos pacenses que disfrutaron con ellos una fiesta cuyo origen y estilo desearían recuperar.

(Visited 501 times, 1 visits today)

Artículos relacionados

Comment