La Galera Magazine > Entrevistas > Iseo: “No hay peor arte que el que deja indiferente”

Iseo: “No hay peor arte que el que deja indiferente”

La cultura musical en Badajoz empieza a abrirse caminos nuevos y uno de los proyectos que invita a recorrerlos es Rock Folk Life, una iniciativa que promueve la música como una forma de vida y una actitud, y, además, da a conocer nuevas fronteras musicales. La iniciativa, lanzada por la productora musical Bemol Inquieta, cuenta en su inauguración con Leire Villanueva (ISEO), una pamplonesa con música corriendo por sus venas.

Una primera curiosidad, ¿de dónde viene el nombre de Iseo?

Iseo viene de la Leyenda de Tristán e Isolda, una leyenda de la Edad Media, una leyenda celta. El príncipe de la leyenda es Tristán y la princesa es Isolda. Una de las versiones del nombre de la princesa es Iseo y de ahí viene. No he nacido princesa en la vida real pero me lo apropié para mi mundo artístico.

Ese fue el origen del nombre, ¿cuál fue el de la banda?

Yo llevo mucho tiempo haciendo música, mucho tiempo que ha pasado casi sin darme cuenta. Empecé en solitario, sin ni siquiera tener canciones propias, actuando en locales de Barcelona. En 2013 publiqué Red Gardens, mi primera maqueta. Más adelante, me mudé a Madrid donde gané un concurso de bandas premiado con la grabación de un disco. Por esas fechas ya tenía mis canciones y seguía dando conciertos pero siempre en solitario. Por eso, en ese momento vi una buena oportunidad para buscar músicos, vestir más mis canciones y completar un poco esa parte que no había tenido antes. La grabación del disco fue el origen de la banda.

¿Cómo fue ese cambio: de ser solista a actuar en grupo?

Desde el principio, el grupo y yo hemos tenido una conexión muy fuerte, nos hemos entendido muy bien y los músicos han captado la esencia de mis canciones. Su aportación ha hecho crecer mucho mi música. Además, desde la grabación del disco hasta la presentación en enero de 2016 en el directo voy con la banda y eso hace que también los conciertos hayan crecido mucho. Un acústico siempre es mágico pero llega un punto en el que necesitas algo más de potencia. La verdad… ¡estoy muy contenta!

¿Cuáles dirías que son vuestras influencias musicales?

Partimos de que las canciones las compongo yo y luego entran en juego mis músicos: Charlie, Toño y Josu. No sabría decir las influencias que tengo y no me suele gustar decir que algo me influye musicalmente hablando porque creo que nos influyen muchas más cosas de las que pensamos. Pero sí puedo decir que soy muy cíclica y puedo pasar de estar cuatro meses escuchando un estilo y, de pronto, pasarme a otro, olvidándome por completo del anterior. Me gusta el Son Cubano, el grupo The Black Kiss, Cesária Évora… cosas que entre sí no tienen mucho que ver pero eso es lo bonito para mí, variar. Cuanto más abierto está el abanico más opciones tienes.

¿Os define esta diversidad?

Lo que me sale de dentro es la manera que tengo de entender la música cuando la hago yo y la siento así. A veces me sonará de una manera y otras de otra, y no me preocupa realmente estar en un estilo o estar en otro. Lo que me importa es sentir que lo que estoy haciendo es verdadero y fiel a mis sentimientos. Por eso no me gusta clasificar mi música en un género porque, de ese modo, limitas al oyente. Quizás le dices al oyente que, para ti, haces rock y quien lo escucha piensa… “¡nada que ver!”. Dejar esa ventana abierta al público es darles libertad y se la merecen.

En el tiempo que lleváis trabajando juntos, ¿habéis encontrado dificultades?

La dificultad principal, imagino que para todos al empezar, es la económica. El concepto de “el arte por el arte” ha hecho muchísimo daño. Parece que tienes que avergonzarte por creer que mereces cobrar por lo que estás haciendo porque como… es lo que te gusta. Sí, es lo que te gusta, pero ¿por qué no vas a querer ganar dinero con ello?. Eso no es venderse, ni significa que te guste menos.

Para mí, ir con banda en el directo ha sido asumir un riesgo porque los costes no son los mismos. Aun así, estoy muy contenta con el año 2016 porque publiqué el disco sin mayor expectativa, (no quiero decir sin ilusión solo que así todo lo que viene es bienvenido), y han pasado muchas cosas que no esperaba.

Ya que hablamos de 2016, un año en el que os han sido otorgados varios premios, cuéntanos cómo habéis vivido esta experiencia.

Ha habido pequeños reconocimientos que dan ilusión. Detrás de todo esto hay muchísimo trabajo y cuando recibes algún tipo de recompensa, ya sea un premio o una llamada de una ciudad como, en este caso, Badajoz, significa que hay un trabajo bien hecho. Estamos muy contentos.

lgm-rockfolklife-iseo-00

Vienes a Badajoz a inaugurar Rock Folk Life ¿cómo os sentís al abrir este ciclo de música?

Cuando nos escribió Marta (productora en Bemol Inquieta) dije… “Mira que bien, nos llaman de Badajoz, vamos a ver la propuesta”. Es bonito participar dentro de un ciclo como este, eso significa que va a ver otros artistas involucrados y es grande formar parte de ello. En el aspecto cultural, imagino Badajoz parecido a Pamplona, mi ciudad natal, una ciudad que durante muchos años he pensado que es difícil para llevar adelante proyectos culturales. Quizás me equivoque. Aun así, creo que este tipo de cosas hay que apoyarlas. Nos quejamos del IVA de la cultura o de cómo nos pisan, y por eso, también hay que apoyar estas cosas e ir al teatro y a los conciertos. Es un apoyo mutuo: apoyo al proyecto como el proyecto me apoya a mí por haberme llamado. Y estoy contenta de visitar por primera vez la ciudad gracias a este ciclo.

Además de inaugurar Rock Folk Life, presentáis el LP Last Night, ¿qué has querido transmitir en sus canciones?

Lo que busco en mis canciones, en este caso con Last Night, es transmitir a secas. Leí alguna vez: “No hay peor arte que el que deja indiferente”. Simplemente, busco mover algo dentro del que escuche el disco. Yo tengo claro los motivos por los que he escrito cada canción. Para mí, el punto de partida de mis canciones es muy personal y muy íntimo, lo que no significa que hable de mí. En mis canciones puedo hablar de algo que he visto pasar, de un amigo o de un familiar, siempre son muy personales. Es curioso como mucha gente se siente identificada con una canción o con el disco, y eso es muy bonito. Al final, una canción es tuya hasta que la publicas. De una canción dos personas distintas pueden sentir cosas muy opuestas y esto me parece una de las magias del arte.

Leire, para terminar, ¿qué propuestas tenéis para el futuro?

Last Night ya tiene un año y es normal empezar a plantearnos la grabación de un nuevo disco. No tenemos ni fechas ni nada fijo pero en el horizonte está el nuevo objetivo. Es verdad que con Last Night hemos extendido la gira porque en octubre sacamos la versión extendida y seguiremos con ella hasta finales de verano. ¡Esto está muy bien! Pero ya trabajamos con vistas al nuevo disco.

Y yo, de forma paralela, tengo otro proyecto Iseo & Dodosound del cual publicaremos el segundo álbum en marzo o abril, antes de verano. ¡Andar a caballo con los dos proyectos es un caso particular!

Estos son nuestros proyectos y, a pesar de haber tenido un 2016 muy bueno, seguiremos trabajando mucho porque todo viene a raíz de estar al pie del cañón. 2016 ha sido la recompensa de muchos años de esfuerzo.

Artículos relacionados

Comment