La Galera Magazine > Entrevistas > Javier Alcántara: “Los músicos extremeños de jazz tienen la misma calidad que los de fuera”

Javier Alcántara: “Los músicos extremeños de jazz tienen la misma calidad que los de fuera”

Javier Alcántara jazz

Buscar a Javier Alcántara en el diccionario es encontrarlo como sinónimo de música. Toda su vida es música y arte, y la intensidad con la que la vive es inexplicable. A punto de empezar nueva gira, este experto del jazz y terapeuta musical, hace mañana una parada en la Residencia Universitaria de Fundación CB (RUCAB) para ofrecer un concierto muy especial

Javier, me llama la atención que cuando he hablado con alguien sobre ti, siempre me han contado cosas bonitas tuyas. De ti dicen que amas tu trabajo.

Supongo que, por la particularidad de mi trabajo, si no lo amas no podría estar en él. Estando particularmente mal, hay que estar especialmente loco para dedicarse a la música. Son muchos kilómetros y mucha carretera, pero yo todo lo vivo con gran pasión y tengo la suerte de trabajar en ella.

¿Qué tiene de especial el concierto de mañana en RUCAB?

Es el germen de nuestro nuevo álbum. Vamos a ver temas de mi anterior disco, Resilience, y otros de nueva composición. Mucha música, improvisación y unos músicos increíbles. Seremos siete sobre el escenario, algunos de ellos se han incorporado recientemente. Lo particular de este grupo es que está en continuo movimiento; entran y salen músicos, esa es nuestra esencia y me encanta que la banda tenga esa vida propia.

¿El jazz existe o se tiene la percepción de que nos hemos olvidado de él?

El jazz vive un momento bueno en Extremadura porque hay más músicos e infinidad de conciertos y festivales sobre este género. El jazz no es sólo un estilo, sino una forma de entender la música y creo que está viviendo una buena época; lo que está peor es el tema económico. Los músicos de jazz son grandes profesionales y deben cobrar siempre que realicen alguna actuación, un bolo o un concierto, ya que tiene mucha preparación, pero no somos muy conscientes de ello.

Y tú que has conocido mundo, ¿cómo se ve la música fuera de nuestras fronteras?

No nos damos cuenta de que tenemos un gran nivel de personas dedicadas a la música en nuestro país. Los músicos de jazz extremeños tienen la misma calidad que los de fuera. Cualquier persona en otro lugar de Europa mimaría la cultura como su mejor tesoro. Hay gente que se desvive por ella a cambio de muy poco; educa a las personas en los aspectos más críticos y nos ayuda a salir hacia delante.

Javier Alcántara jazz

Hablando sobre la musicoterapia, he observado alguna que otra imagen en la que varias personas acaban sonriendo en el transcurso de una terapia. ¿Qué suponen para ti esas sonrisas?

La musicoterapia, o terapia musical, es algo muy difícil de explicar, y detrás de esa sonrisa pueden estar ocurriendo muchas cosas y procesos muy complejos. Es mi otra faceta; me formé en ella porque pensé que con la música podía ayudar a las personas. Desde que conozco estas terapias, sin desmerecer a otras artes, me he dado cuenta del poder que tiene en nuestras vidas, y cada día me impresiona aún más. Provoca cambios inimaginables en personas con alzheimer o con trastorno del espectro autista.

Pero hay mucho desconocimiento sobre estas terapias, ¿no? Aún impresiona saber que a un paciente se le puede tratar, además de los procesos habituales, también con música.

Yo trabajo en una residencia y creo que la gente tiene que ver lo que es una terapia musical. Hay que mostrarlo para que las personas vean qué ocurre en ellas. También trabajo con médicos porque se dan cuenta de que ocurren cambios muy interesantes en los pacientes. Se viven situaciones muy difíciles de explicar, pero nosotros somos los médicos de la música y ésta llega donde no lo hace la parte farmacológica. Debemos acostumbrarnos a ver guitarras, pianos y otros instrumentos en hospitales y centros médicos.

¿La musicoterapia es una terapia del presente o algo que se asentará en un futuro?

Es algo conocido, pero mucha gente no sabe realmente qué es aún. Yo estoy feliz porque cada vez estamos apostando más por ella, pero hay que visualizar nuestra profesión. Es un trabajo de futuro, por lo que conlleva en los pacientes y porque ya es una ciencia reconocida, pero en el presente queda mucho camino por recorrer.

Para acabar, por tu experiencia, ¿la música amansa a las fieras?

(Sonríe) Sí. La música las amansa y las une. Curiosamente, hace poco hemos ganado un premio en el que probábamos usar la musicoterapia junto con perros para mejorar la vida de los usuarios. En definitiva, todo está en apostar por aquellos aspectos que ayuden a los pacientes, y si la música lo hace, residencias y hospitales tienen que fomentarla para que cada vez más se incremente su uso.

(Visited 112 times, 1 visits today)

Artículos relacionados

Comment