La Galera Magazine > Cultura > Ocio > La Espuma del Casco

La Espuma del Casco

Crece la cultura cervecera en la región gracias a sus cervezas artesanas

Extremadura es una excelente tierra de vinos, quesos y embutidos ibéricos. Lo que se desconoce de la tierra extremeña es la rica cultura cervecera que también posee, basada en un gran número de cervezas artesanas procedentes de distintos puntos del territorio comprendido entre Badajoz y Cáceres.

Desde Badajoz con la artesana Marwan, hasta Trujillo con la Belina, sin olvidar la Vinifera, producida en Villafranca de los Barros, la Piporra de Aceuchal, o la Sevebrau, la gran conocida de Villanueva de la Serena. Todas ellas cervezas producidas en la región, con buen sabor y que casan a la perfección con productos de la tierra como pueden ser el queso o la carne ibérica.

Estas cervezas forman parte importante del catálogo de más de 100 referencias que están a la venta en La Espuma, un establecimiento en el centro de Badajoz que se caracteriza por reunir cervezas extremeñas, además de una gran variedad de producción internacional, elaboradas todas artesanalmente. En La Espuma las cervezas se encuentran clasificadas, diferenciadas por tipo y gradación, y puestas al alcance de todo aquel que quiera disfrutar de esta bebida.

Francisco Gemio, dueño del establecimiento, cuando abrió La Espuma, lo hizo con la intención de implantar en Badajoz la cultura cervecera tan predominante en países como Alemania o Bélgica. “Hace falta que la gente comprenda y acepte esta cultura para convertirla en algo cotidiano”, comenta el empresario. Para conseguirlo, Francisco organiza catas cerveceras casi mensualmente por un precio que oscila entre los 15 y 20 euros. En estos encuentros los asistentes degustan diferentes cervezas, según sea la protagonista del día. Y, además, disfrutan de algunos platos maridados con la misma bebida que están probando.

La Espuma pretende convertir este tipo de actos en un referente para los amantes de la cerveza, como ya lo son en otras ciudades próximas a la región. Estas citas aún no son muy populares pero sí tienen una respuesta positiva entre los clientes. La idea de Francisco es ofrecer un punto de encuentro para aquellos que comparten esta pasión.

Entre los actos que tienen lugar en el establecimiento también destacan las presentaciones de cervezas, promovidas por las propias empresas cerveceras. En ellas, las empresas dan a conocer sus nuevos productos antes de lanzarlos al mercado, pudiendo estudiar así la respuesta de los clientes. Y, con ello, La Espuma consigue cierta exclusividad y capta a un público más amplio.

Francisco ha trabajado durante 17 años en el mundo del tabaco dirigiendo un estanco, pero decidió aparcar las “cajetillas” y ofrecer al público de Badajoz un nuevo negocio, algo diferente, un establecimiento donde cualquier persona, siempre mayor de edad, puede adquirir cervezas a menudo difíciles de encontrar en el mercado.

lgm-la-espuma-del-casco-01

Con ese afán, Francisco abre en agosto de 2015 su negocio, situado en la calle Virgen de la Soledad, número 15, un lugar céntrico que, aunque ahora no esté pasando un buen momento, sigue teniendo el encanto que combina perfectamente con La Espuma. Él, minucioso con sus productos, mantiene en su establecimiento las cervezas expuestas a una intensidad de luz apropiada y a una temperatura óptima.

El empresario es un apasionado de la cerveza y tiene tantas variedades como gustos existen. Para él, sus preferidas son las belgas y, de entre las cervezas extremeñas destaca la “Blomberg Triple, una cerveza de estilo belga que tiene un sabor muy rico”. En su establecimiento dispone de cervezas procedentes de 9 casas extremeñas, y afirma la buena aceptación que tienen entre sus clientes.

La cerveza artesanal se ha ido abriendo camino a lo largo del tiempo y, en la actualidad, Extremadura ofrece un amplio abanico de variedades cerveceras.

Artículos relacionados

Comment