La Galera Magazine > Cultura > Música > La fusión perfecta de tres talentos

La fusión perfecta de tres talentos

Voz, guitarra y piano al compás de la copla, el flamenco y el jazz en la Residencia Universitaria de Fundación CB

Dicen que la música amansa a las fieras y que el arte pone la piel de gallina. Prueba de ello es el concierto que la artista extremeña Pilar Boyero llevó a cabo anoche en el salón de actos de la Residencia Universitaria de Fundación CB (RUCAB). Acompañada por Pedro Monty al piano y por Tino González a la guitarra, los tres artistas fusionaron dos estilos tan potentes como la copla y el flamenco con algo tan peculiar como es el jazz, y por cómo el público reaccionó, esa mezcla de géneros sorprendió a todos los presentes.

El concierto se dividió en tres partes entre los cuales la artista realizó varios cambios de vestuario mientras que el guitarrista y el pianista realizaban diversos solos con sus instrumentos. Todo comenzó al ritmo de María la portuguesa tocada a piano. La artista explicó que empezaba con esa canción porque “Carlos Cano es mi religión”. Cabe destacar que entre tema y tema, Boyero se convirtió también en narradora para explicar a los presentes curiosidades e historias sobre la canción que cantaría a continuación.

Estoy contenta de poder cantar en este lugar con una vibración tan especial”, dijo Pilar antes de mostrar su arte no sólo encima del escenario, sino también alrededor de las gradas del salón acercándose al público para cantarle. En su repertorio, también dedicó canciones a las mujeres bravas, a los valientes que ayudaron a abrazar la libertad o a su club de fans de Montijo. Con este último se produjo uno de los momentos más emotivos de su actuación, ya que la cantante decidió dedicarle la canción Que no daría yo a Luisa, su presidenta, porque cuando despertó de la anestesia de una intervención médica, lo primero que pidió es que le pusieran su disco.

Mientras que en la primera parte, la voz de la cantante compartió protagonismo con el talento del pianista Pedro Monty, en la segunda, y ataviada con un traje de cola azul y verde, Boyero estuvo acompañada por la vibración de las cuerdas que Tino González tocaba con gran sutileza, pasión y sentimiento. El público, que no dejaba de capturar momentos del espectáculo con sus teléfonos móviles, pudo escuchar canciones como Se nos rompió el amor, Sevillanas populares o Se acabó. Con esta canción de María Jiménez, el auditorio se arrancó a ritmo de palmas.

En la tercera parte del concierto, se cantaron temas más contemporáneos como María se bebe las calles, dedicado a las mujeres que perdieron la vida a manos de sus parejas. Pero resulta reseñable dos momentos divertidos de este concierto. El primero lo protagonizó Manuel, un fiel seguidor de la artista, que se levantaba a aplaudir cada canción de Pilar. Otro momento interesante lo llevó a cabo una señora del público al pedirle a Pilar, de manera improvisada, que cantase una canción en concreto. Pilar aceptó el reto, bajó el escenario con su traje de cola y se la cantó a su lado.

Aquí hay copla para rato. Y Pilar Boyero lo demostró con esa elegante fusión con pinceladas de jazz llevadas a cabo con el ritmo de las teclas de un piano. Un cóctel perfecto al que además se añadió a la perfección el sonido del instrumento más potente y bello como es la guitarra. El público se emocionó, y culpa de ello lo tuvieron estos tres artistas que demostraron que la copla y el flamenco aún les quedan una larga vida.

VER VÍDEO

(Visited 79 times, 1 visits today)

Artículos relacionados

Comment