La Galera Magazine > Acción Social > La importancia de ponerse las gafas moradas

La importancia de ponerse las gafas moradas

la mirada violeta

El proyecto “La Mirada Violeta” lleva a la Casas de la Mujer de Badajoz y Cáceres tertulias feministas participativas y abiertas a la ciudadanía.

La pasada gala de los Goya estuvo marcada por la presencia de unos abanicos rojos en los que se podía leer un mensaje: #másmujeres. Con este lema denunciaban la situación de desequilibrio entre hombres y mujeres en el cine, una muestra más de que la igualdad real aún no ha llegado… y de que el feminismo está más presente que nunca. Con el objetivo de dar conocer un poco más todo lo referido a este movimiento social y el porqué de sus reivindicaciones nace La Mirada Violeta, un proyecto del Instituto de la Mujer de Extremadura basado en tertulias dialógicas abiertas a todo aquel que lo desee, y que se desarrolla desde junio en las Casas de la Mujer de Badajoz y Cáceres.  

La Mirada Violeta ofrece un espacio para la reflexión,  el debate y el análisis de temas de lo más diversos, que tocan no sólo lo estrictamente referido a la mujer, sino  todo el ámbito de la igualdad, incluyendo también las nuevas masculinidades. Son las propias personas que acuden a estas reuniones las que deciden qué se tratará en ellas. “Parece que les da algo de respeto o miedo venir a la Casa de la Mujer, pero aquí todos son bienvenidos, todos aportan”, indica Ángeles Pérez Matas, una de las participantes en la capital pacense. Cualquier persona con interés puede unirse a este grupo de debate, que se reúne mensualmente, enviando su correo, pasando además a formar parte del grupo homónimo en Facebook. 

La actividad se realiza, además, desde una perspectiva globalista y de sororidad (término que define la solidaridad y concordia entre mujeres). “Aún no podemos decir que hemos conseguido el derecho al voto cuando hay países en los que si no eres hombre no puedes votar”, explica la Directora de la Casa de la Mujer de Badajoz, Marilé Calvo García.En este sentido, en España tenemos privilegios que han de convertirse en derechos para todas las mujeres del mundo”, añade. 

mirada violeta cartelPrecisamente unas tertulias sobre nuevas masculinidades en universidades españolas y americanas fueron lo que la llevó a ella y a José Manuel Rodríguez Pizarro, de la Asociación Extremeña de Comunicación Social (AECOS), a idear este proyecto propio e independiente de cualquier entidad de enseñanza. Esto no impide que el aprendizaje y el diálogo sea su principal finalidad: “Para participar, no tienes por qué estar a favor o en contra de lo que se debate, ni siquiera tienes por qué conocer el tema del que se va a hablar”, afirma Calvo.

Una de las últimas tertulias organizadas versó sobre Las Sinsombrero. Un nombre que, probablemente, a muchos lectores no les diga nada. Fueron un grupo de pensadoras y artistas españolas pertenecientes a la generación del 27, en el que se incluyen mujeres de la talla de Maruja Mayo, María Zambrano, Rosario de Velasco  o Margarita Manso. Y que, pese a su contribución, siempre han estado invisibilizadas. “A día de hoy siguen sin enseñarse en los institutos”, denuncia Ángeles Pérez, “en el 2018 seguimos sin saber quiénes son mujeres como ellas y muchas otras”. Y es que ayudar a visibilizar a la mujer es otro de los principales objetivos que se marca este proyecto. Así lo cuenta Calvo: “Hemos hecho muchas cosas, pero si nadie nos las cuenta… estaremos como estamos hoy, en pleno siglo XXI, haciendo tertulias feministas para ponerle remedio”.

Y es que el machismo y la desigualdad están más presentes de lo que muchos podemos imaginar. Por todo ello, La Mirada Violeta busca aportar su grano de arena y ayudarnos a mirar nuestro entorno desde otra perspectiva. “Me enriquece, me ayuda y siempre me enseña algo nuevo”, asegura Ángeles Pérez. Parafraseando una metáfora de la propia Marilé Calvo, se puede decir que hoy, más que nunca, es de vital importancia ponerse las gafas moradas.

(Visited 184 times, 1 visits today)

Artículos relacionados

Comment