La Galera Magazine > Educación > Las chicas también cuentan en la ciencia

Las chicas también cuentan en la ciencia

Las Escuelas Municipales de Jóvenes Científicos de la UEx combaten la desigualdad de género en el área científico-tecnológico

El proyecto Las chicas también cuentan se enmarca dentro de otros tantos objetivos de este año por parte de la Escuela Municipal de Jóvenes Científicos (EMJC). El fin principal de las escuelas es desarrollar en los jóvenes una visión completa de la ciencia y la tecnología, permitiéndoles elegir un mejor camino para su futuro, y, en relación a esta nueva vía de trabajo, poniendo especial énfasis en la igualdad de género aplicada a este sector.

Gracias al apoyo recibido por parte de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), la EMJC trabaja, desde el pasado mes de febrero, el problema de la desigualdad de género presente en el área científico-tecnológica, particularmente en el sector de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones. En este caso las actividades se llevan a cabo durante todo el curso academico y en horario escolar, mediante talleres prácticos y la utilización de juegos-simuladores dirigidos a niñas y adolescentes, a partir de 10 años, con la idea de fomentar también el interés por las nuevas tecnologías a través de la programación, los robots y los ordenadores.

El programa de escuelas municipales de jóvenes científicos empezó a gestarse en 2009 tras la apreciación del que hoy es su director Francisco Fernández de Vega junto a otros investigadores, sobre la necesidad  de una cantera de científicos como refuerzo de los cimientos del sector y como garantía de un futuro profesional más próspero para los jóvenes. Tras pasar distintos trámites y procesos, en 2014 comienza a funcionar como escuela inspirándose en programas de éxito como “Teacher in Service Program” o “School of Computing”. Y, hasta la fecha, este proyecto de la Universidad de Extremadura (UEx) y de la Fundación Universidad-Sociedad mantiene su intención de despertar vocaciones hacia la ciencia y la tecnología.

Cada uno de los más de 20 pueblos extremeños que cuentan con estas escuelas desarrolla proyectos propios, enfocados a jóvenes desde tercero de primaria a los que denominan “Soñadores” hasta los llamados “Inventores” de segundo de bachillerato, pasando sucesivamente por las fases de “Navegantes”, “Exploradores” y “Descubridores”.

La falta de ingenieros es una de las cosas que más preocupa al sector tecnológico hoy en día. Los jóvenes normalmente no se decantan hacia estudios que tradicionalmente han sido exigentes, en particular hacia las ingenierías. El mercado laboral en este sector, y si nos centramos en el campo de las tecnologías de la información, requiere muchas veces de buscar una mano de obra externa por falta de equipo humano nacional.

Iniciativas de este tipo propician la evolución del campo tecnológico y científico por una parte, y por otra permiten explotar un mercado laboral cada vez es más en auge. En la escuela, a base de talleres y juegos, hoy se está fraguando a los científicos e ingenieros del mañana que pueden ser una apuesta positiva por el empleo y la riqueza de Extremadura.

MÁS INFORMACIÓN

Artículos relacionados

Comment