La Galera Magazine > Cultura > Arte y Literatura > Librerías en las que perderse

Librerías en las que perderse

Tusitala y Mercurio, dos librerías del centro de Badajoz que reflejan cómo el negocio ha evolucionado hasta ir más allá de la venta de libros

Las librerías ya no son lo que eran. No son ya sólo esos lugares donde nos compramos aquel tomo de Harry Potter o los libros de la escuela. Algo está cambiando y ahora son algo más: locales especializados donde encontrar obras únicas, donde aprender, sitios donde poder ver una obra de teatro y hasta escuchar música. Ejemplo de ello son Tusitala y Mercurio, situadas en pleno casco antiguo pacense; no dos librerías cualquiera sino dos espacios que acogen, además de miles de páginas, actividades de lo más diversas.

En el número 6 de la calle Meléndez Valdés, muy cerca de la Plaza de España, se encuentra Tusitala. Ya desde fuera parece avisarnos que no nos encontramos con una librería más: un colorido cartel nos informa de que aquí se celebran “tertulias, talleres, encuentros literarios…”. Una vez dentro, aprecias los dos espacios claramente diferenciados en los que se encuentra dividido: el primero está dedicado a la literatura infantil, incluyendo también juegos y juguetes para niños; y el segundo, más apartado de la entrada, está destinado a la literatura juvenil y adulta, desde narrativa y poesía hasta  cómics. “En un principio, quería especializarme en libro ilustrado”, señala Agustín Lozano, su dueño y dependiente. En el local todo está cuidado hasta el último detalle, lo que ha valido para que la Guía Repsol nombrase el pasado año a Tusitala como una de las 10 librerías con encanto de España.

Para Lozano abrir Tusitala fue “cumplir un sueño”,un sueño que empezó en octubre de 2013 con un objetivo claro: traspasar el carácter comercial para abrirse camino realizando otra clase de actividades, entendiéndose como espacio cultural y punto de encuentro. Desde entonces, en esta singular librería se han realizado presentaciones de libros, tertulias literarias, talleres de cuentos e incluso de filosofía para niños… hasta conciertos y microteatro. Todas estas acciones atraen a diversos tipos de público, desde niños y padres a jóvenes universitarios. Dentro de su oferta comercial, destaca también la venta de revistas y prensa de información alternativa: “Es algo que yo particularmente sigo y me parecía interesante que hubiese un sitio en Badajoz donde adquirir este tipo de publicacione”, afirma Agustín.

Nos movemos ahora no muy lejos de Tusitala, hacia una de las plazas más emblemáticas de la capital pacense: la Plaza de la Soledad. A la sombra de la icónica réplica de la Giralda de Sevilla, se encuentra otra original librería llamada Mercurio, como el dios griego que corona la versión extremeña de la torre andaluza. La librería Mercurio posee una fachada elegante, plena de libros que por lo general tienen una temática común: la bélica.

Al frente de la tienda está María Teresa Campiñez, que la abrió “por un motivo de superación personal. Ya trabajaba en el sector y siempre quise tener una librería, aunque es algo complicado”, afirma María Teresa. Respecto a los libros del escaparate, Campiñez afirma que una de las características de la tienda es poseer un gran fondo de historia militar, “mi padre lo es y me recomendó tener este espacio, y tenía razón; sobre todo los que tratan la Segunda Guerra Mundial se venden mucho”. Sin embargo, indica que en Mercurio “se pueden encontrar todo tipo de libros y temáticas”.

Al igual que Tusitala, acoge actividades más allá de la comercial. Entre sus estanterías se han realizado presentaciones de libros, cuentacuentos y cursos de todo tipo, entre ellos, de magia y de cocina para niños, “algo impensable en un sitio como este, pero quería hacer algo distinto y llamativo y así fue. Me puse manos a la obra el 11 de noviembre de 2016 coincidiendo con la celebración del Día de las Librerías”, aclara Campiñez. A pesar de ello, quiere enfocar su establecimiento a actividades “más interesantes” como microteatros y microconciertos mensuales “entre otras más que iremos desvelando más adelante”, anuncia. Habrá que estar atentos.

Como indica Campiñez, “hoy en día tienes que tocar muchos ámbitos, porque en la actualidad es complicado sacar esto adelante sólo con la venta de libros y hay que buscar alternativas”.  Pese a que las grandes superficies y las nuevas tecnologías afectan a estos entrañables lugares, parece que su futuro empieza a vislumbrarse. No hay duda, la reinvención de las librerías está en camino.   

(Visited 84 times, 1 visits today)

Artículos relacionados

Comment