La Galera Magazine > Cultura > Música > Los espacios de Badajoz a través de la música

Los espacios de Badajoz a través de la música

Sonido Extremo conmemoró el vigésimo aniversario de la Sociedad Filarmónica de Badajoz con cuatro estrenos

El 17 de octubre tuvo lugar un concierto de música contemporánea a cargo de la formación musical Sonido Extremo en el López de Ayala, dentro del programa del VIII Ciclo de Música Actual. Así, en el teatro se pudo escuchar música compuesta desde los años 60 hasta la actualidad, con un recorrido desde reminiscencias del flamenco hasta la representación de mapas sonoros inspirados en varios espacios y lugares.

lagalera-musicaactual-01

Con motivo del vigésimo aniversario de la Sociedad Filarmónica de Badajoz, se estrenaron obras compuestas especialmente para la ocasión a cargo de los compositores Jesús Rueda (Premio Nacional de Música 2004), Mauricio Sotelo (Premio Nacional de Música 2001), José María Sánchez-Verdú (Premio Nacional de Música 2003) y José Río-Pareja, por encargo de la Sociedad Filarmónica. “Un concierto en el que se estrenan cuatro obras es algo muy especial y muy difícil que ocurra”, señala Jordi Francés, director de Sonido Extremo. A esta serie de piezas, se añadieron otras otras de autores ya consagrados en la música contemporánea como John Cage; George Frederich, uno de los máximos exponentes del espectralismo; y una obra para percusión de Gérard Grisey.

Un homenaje a Badajoz

Los autores responsables de las cuatro obras estrenadas tienen un vínculo especial con la Sociedad Filarmónica de Badajoz y el Ciclo de Música Actual desde sus inicios. Por este motivo, se contó con sus creaciones para este evento.

Uno de las obras con un claro homenaje a la ciudad fue Plaza Alta, de Mauricio Sotelo. En esta pieza musical, ya con el nombre y pasando por partes influenciadas por el flamenco, se hace referencia a una de los sitios más emblemáticos de Badajoz y cuna del flamenco en Extremadura. Por otro lado, otro trabajo escogido para el evento fue Badajoz Philarmonic Extreme, de Jesús Rueda, la cual según palabras del autor se trata de música “frenética y muy rápida”, en la que intervinieron flauta, clarinete, saxo, vibráfono, piano, violín y violonchelo.

El río Guadiana también tuvo su propio tributo gracias a María Sánchez Verdú y su música con Jardín de Piedra. En este caso la autora se inspiró en el paso del río por el puente de Palma. De esta manera, en la obra se representaron los distintos colores y texturas de piedras, prescindiendo de instrumentos de percusión.

Mediante la música de Sonido Extremo los asistentes al concierto también pudieron escuchar una representación sonora del cielo estrellado de Badajoz con Luminosa Azul, de José Río-Pareja. “Una de las cosas que más me gustan de esta ciudad es cruzar de noche el río y ver las luces encendidas del puente reflejándose en el agua, me parece una imagen muy poética que me hace pensar en el firmamento”, señala el compositor. Este reflejo lumínico, al igual que las estrellas y la música de Luminosa Azul, presentaba una variación en su intensidad y luminosidad con intermitencias sonoras recreando a través de sonidos el cielo de la ciudad.

Artículos relacionados

Comment