La Galera Magazine > NOTICIAS > Cultura > Mujeres bajo el costal

Mujeres bajo el costal

La cuadrilla de costaleras de la Virgen de las Lágrimas demuestra que la fe y la pasión de la Semana Santa no están sólo al alcance de los hombres

Si hay una figura imprescindible en la Semana Santa, es la del costalero. Con el característico costal en la cabeza, estas personas aúpan las figuras sagradas sobre sus hombros para darle vida a las procesiones que caracterizan esta época del año. En los últimos años, el mundo del costal también ha evolucionado y ya no es raro encontrar mujeres entre sus filas.

Victoria Santana, Emilia Saavedra, Manoli Gutiérrez y Ana Isabel Palma son cuatro mujeres que disfrutan la Semana Santa desde dentro. De distintas edades y alturas, pasan noches ensayando para que en el momento de la verdad cientos de pacenses puedan disfrutar del pasional desfile. Las cuatro pertenecen a la Pontificia y Real Hermandad y Cofradía de Nuestro Señor Jesucristo Yacente (Santo Entierro), Nuestra Señora de las Lágrimas y Santiago Apóstol. Ellas procesionan a la Virgen titular, en una cuadrilla formada íntegramente por mujeres.

Hay cientos de motivos para ser costalera. En el caso de Victoria fue porque su marido, junto con otros compañeros, formaron la Asociación de Costaleros y Capataces San José de Badajoz. Así, varias de ellas comenzaron a procesionar con el Cristo de la Fe de la Hermandad de San Agustín. Hacían falta cuadrillas de mujeres. En un estadio del Cristo de la Fe nos ofertaron venir aquí, a Las Lágrimas, y esa fue nuestra primera experiencia como costaleras de la Asociación de Capataces. Fuimos pioneras, y a pesar de los años o la salud, seguimos en la brecha”, asegura Victoria.

Distinta es la historia de Ana Isabel que, con 25 años, lleva años viviendo la Semana Santa de cerca. Mi pasión comenzó desde muy pequeña. Mi padre empezó a ser costalero y yo ya con cinco años estaba metida en este mundo. Podríamos decir que me he criado entre costales y fajines”, señala la joven. “Yo tenía una ofrenda y desde entonces aquí sigo. Una promesa para mí es algo que se debería cumplir; de hecho, yo tenía fe en ello y se me está cumpliendo”, comenta por su parte Emilia.

Por otro lado, Manoli confiesa que “siempre había querido salir de costalera, tenía la curiosidad de saber cómo sería, qué se siente al ir debajo de un paso, si pesa o no, cómo son las trabajaderas… Tenía muchas ganas, y, cuando una amiga me ofreció la oportunidad de participar, para mí fue como un sueño cumplido”.

A día de hoy el costal se sigue asociando principalmente con los hombres, que continúan siendo mayoría en las procesiones, aunque estas diferencias cada vez son menos: “Decir que eres costalera sigue siendo algo algo raroconfiesa Ana Isabel. “Tenemos el mismo derecho que los hombres y somos igualmente válidas, porque vamos con los mismos kilos que van ellos. Lo que a nosotras nos hace tirar para delante no es sólo físico, es psicológico, y se puede. Muchas vamos por la fe o porque hemos hecho una promesa, y no poder salir sería una injusticia”, comenta con soltura Manoli, en unas declaraciones que están de actualidad porque algunos pasos todavía están reservados únicamente a los hombres.

Todas coinciden en que ser costalera es una experiencia difícil de explicar. “Tú te metes en este costal, debajo del paso, y es una sensación increíble… es una alegría hacer lo que estás tanto tiempo esperando”, asegura Emilia. “Dentro todas somos una y nos entendemos muy bien”, remata Victoria.

Una  experiencia que, más allá de estos casos en concreto, está abierta a todo el mundo, independientemente de cómo viva la Semana Santa y su religiosidad, y así lo cuenta Victoria: “Hay mucha gente que va o no a misa, que son creyentes o no, pero que finalmente lo prueban y se terminan quedando”. Emilia concluye con los mensajes que les dan durante los ensayos: “Sólo hay que cerrar los ojos y dejarse llevar”. Junto con sus compañeras, anima a las mujeres que tengan un atisbo de curiosidad simplemente a ir, a probar y a sentir. La fe y la espiritualidad, la pasión y el sentimiento, están al alcance de todos.

(Visited 105 times, 1 visits today)

Artículos relacionados

Comment