La Galera Magazine > Cultura > Espectáculos > Noche solidaria llena de arte

Noche solidaria llena de arte

Aprosuba-3 celebra sus 50 años con las actuaciones de artistas extremeños

Ayer se celebró el I Festival Solidario “Iguales” a favor de la asociación protectora de personas con discapacidad intelectual de BadajozAprosuba-3. La solidaridad de esta ciudad quedó patente con un Teatro López de Ayala lleno. Irene Rangel y José María da Silva fueron los maestros de ceremonia que, con dosis de humor y entusiasmo, fueron metiéndose al público en el bolsillo.

El festival comenzaba con la actuación de la bailarina Cynthia González y sus alumnas, los ojos del público intentaban seguir cada movimiento de esta especialista en danza urbana. Y, sin duda, el momento de “nostalgia noventera” llegó cuando sonó el tema Everybody de los Backstreet Boys, con cuyo videoclip tantos niños de esa época nos quedamos pegados a la tele y cuya coreografía tantos recrearon en sus colegios para el baile del centro.

La cantaora Esther Merino puso la guinda flamenca y, acompañada a la guitarra por Joaquín Muñino y a las palmas por la bailaora Pilar Ándujar y su hijo, iba desplegando crecientemente su poderosa voz, conmoviendo con los matices aterciopelados cuando su tono se volvía más íntimo e impresionando cuando su voz mostraba todo su potencial.

El público quizás tuvo que pestañear varias veces para distinguir a Raquel Palma de Rocío Jurado cuando hizo su aparición estelar en el escenario con aquel fular en el cuello y ese vestido repleto de lentejuelas. La coplera comenzó más reservada para luego desmelenarse con la versión de Se nos rompió el amor de “La más grande”.

I Festival Solidario Iguales

Y llegó el turno más esperado por los familiares y miembros del centro: la actuación de los niños de Aprosuba-3 que, ataviados con gafas de sol, gorras y con los cachetes pintados de rosa, contagiaron de alegría el ambiente con su baile al son del hit del año, Despacito, levantando al público de su asiento, que le dedicó una sonora y sincera ovación.

Después de un descanso, el cantante de Talavara la Real Sixko Durán cantó dos singles de su nuevo disco y movilizó al público con un pasodoble de carnaval, tras confesar ser un veterano murguero con un cariño especial por ese escenario que tantas comparsas y murgas ha visto pasar.

Se adueñaron del escenario las faldas de volantes y las flores rojas que adornaban el pelo de las bailaoras de la escuela de Pilar Andújar. Las tablas del López retumbaban con el repiqueteo al unísono de sus tacones. Un muchacho con traje rojo y camisa negra de lunares blancos se iba abriendo paso sin cesar de castañear sus pies, se trataba de Diego Ándujar, el hijo y sucesor de la bailaora, quién lleva el baile flamenco en sus entrañas y el genio en sus zapatos. La anécdota sucedió cuando los presentadores anunciaron a Pilar Ándujar como alicantina, ella después aclaró que era pacense de toda la vida.

Hubo baile y música, pero aún faltaba algo mágico, y ese “algo” lo trajo Christian Magritte. El mago presentó un adelanto de su nuevo espectáculo, The Lovers, una mezcla de magia y danza con el trasfondo de una historia romántica y un atrezzo que deja claro por qué este prometedor ilusionista escogió ese nombre artístico. Christian quiso dedicar este nuevo número a su abuelo Cándido, presente en la fila 12 del teatro, al que los presentadores sorprendieron antes de comenzar el show.

La actuación final fue la de la Asociación de Coros y Danzas de Badajoz, que aportó el toque folclórico a una noche de solidaridad extremeña.

I Festival Solidario Iguales

Artículos relacionados

Comment