La Galera Magazine > Entrevistas > Nuria de las Casas y David Delgado, de Badaswing: “La finalidad es pasarlo bien y aprender a bailar, es por eso que gente nueva siempre es bienvenida”

Nuria de las Casas y David Delgado, de Badaswing: “La finalidad es pasarlo bien y aprender a bailar, es por eso que gente nueva siempre es bienvenida”

Nuria de las Cases y David Delgado, Badaswing

Nuria de las Casas es una profesora de inglés de 25 años que en sus ratos libres baila y enseña lindy hop a gente interesada en Badajoz junto a David Delgado, un aparejador de 26 años al que también le apasiona el baile y deporte. Ambos dan clases de swing en la Factoria Joven de Badajoz

¿Qué es el Lindy Hop?

Nuria: En la década de 1920 los bailarines afroamericanos de Nueva York bailaban charleston, el estilo de swing más popular del momento. Con los años fueron incorporando otros estilos y posiciones, dando lugar a lo que se denominó lindy hop, que se popularizó en las décadas posteriores. Hoy en día el swing tiene una gran variedad de estilos que se bailan alrededor del mundo. En concreto, el lindy hop, que a su vez tiene muchas variantes, se está expandiendo en España, y se baila de manera muy activa en ciudades como Madrid, Sevilla o Barcelona.

Y, ¿qué es Badaswing?

David: Badaswing es un grupo de personas de Badajoz interesadas en aprender a bailar este estilo. Nos reunimos todos los viernes a las 20:00 horas en la Factoría Joven para pasarlo bien bailando con buena música y disfrutando de la compañía inmejorable de gente con mucho entusiasmo. El centro nos ofrece todo el equipo que necesitamos y hace todo esto posible. La actividad es gratuita, sin ánimo de lucro, y todo el mundo es bienvenido, tanto si ya saben bailar como si no.

¿Como surgió la idea de formar este colectivo?

Nuria: Yo viví un año en Estados Unidos y allí empecé a aprender, totalmente de casualidad. Cuando viví en Sevilla al año siguiente fui a clases regulares con Samuel Rigal, que me enseñó prácticamente todo. Al volver a Badajoz, me frustraba que en todas las comunidades hubiera swing excepto en Extremadura, así que, al ver que algunos de mis amigos estaban interesados en aprender, me puse en contacto con la Factoría Joven para organizar una clase abierta. Llamarlo Badaswing empezó como una broma, pero desde verano y hasta el día de hoy nos hemos reunido cada semana, y estoy muy sorprendida y agradecida por ello.

David: Yo empecé a bailar salsa en septiembre, y me dijeron que había un grupo de gente que se reunía para aprender a bailar swing, y en concreto lindy hop. Nos acercamos un amigo y yo y nos encantó, tanto el baile en sí, como el ambiente. Desde entonces no falté ningún día a clase, y dado que me encanta, ayudo a Nuria todo lo que puedo.

Badaswing baile

¿Cómo es la dinámica en la clase?

Nuria: La finalidad es pasarlo bien y aprender a bailar, y dado que ninguno de los dos somos profesores profesionales, intentamos preparar las clases cada día para que la gente aprenda algo nuevo y repase cosas que se han dado en clases anteriores, pero, según vaya yendo, nos acomodamos, intentando que todo el mundo esté a gusto. Es por eso que gente nueva siempre es bienvenida, aunque no sepan bailar aún. El ambiente es muy colaborativo, y todos nos ayudamos entre todos.

¿Qué os aporta personalmente bailar swing?

Nuria: Lo más importante es que me hace sentir parte de un grupo. En una época de mi vida en la que todo está cambiando, me hace sentir feliz el sentido de pertenencia que te da una comunidad de baile y el pensar que siempre hay gente con quien tengo cosas en común. Aquí estoy haciendo muy buenos amigos, como David, y el baile te permite conectar con la gente de un modo muy diferente, aumenta tu confianza en ti mismo y en los demás, es inexplicable. Además, me encanta ver a la gente salir contenta de las clases, es un ambiente muy bueno.

David: Yo he descubierto el baile hace poco, aunque siempre he tenido una relación muy estrecha con la música (no recuerdo ni un solo día en mi vida en el que no haya escuchado al menos un par de canciones) nunca me había lanzado a probarlo. Y desde que lo hice,  pasó a formar parte de mi vida. La sensación que se tiene cuando bailas y conectas con la música y con tu pareja de baile es indescriptible; en ese momento no hay nada más, no existen problemas ni estrés ni nada, solo la música y tu pareja. Y cuando terminas de bailar, esos problemas evidentemente vuelven, pero se enfocan de otra forma y te das cuenta de que son mucho más pequeños de los que parecían.

¿Pensáis que en Extremadura se debería realizar un festival de swing, como el resto de comunidades?

Nuria: Nos gustaría muchísimo, pero creemos que aún necesitamos más recursos y gente implicada de manera más activa. De momento intentamos organizar eventos puntuales, como el que tuvimos el pasado viernes 16 con Portalo’s Swing tocando en directo para nosotros.

¿Cómo animaríais a la gente a venir a clases de swing?

David: Animamos a la gente a venir porque es un ejercicio realmente sano, en un ambiente muy agradable, y donde seréis acogidos por un grupo de personas encantadoras, no importa que vengáis solos o en pareja. Además, pensamos que debemos contribuir a aumentar la oferta cultural que tenemos en Badajoz, que en ocasiones es más limitada que en otras ciudades, pues creemos que es muy importante que la gente joven conozca otras maneras de pasarlo bien y ampliar su círculo social y cultural.

(Visited 338 times, 1 visits today)

Artículos relacionados

Comment