La Galera Magazine > Cultura > Pablo Guerrero, protagonista del segundo Café de Autor

Pablo Guerrero, protagonista del segundo Café de Autor

El auditorio de la Residencia Universitaria de Fundación CB (RUCAB) lleno de seguidores del cantautor extremeño

Es viernes 25 de noviembre, pero no es un viernes como cualquier otro. Desde primera hora de la tarde la lluvia no cesa, aunque eso sí, cae “a cuentagotas” hasta pasada la media tarde. Cuando el sol ya se ha escondido y llega la hora de nuestra cita empieza a llover “a cántaros”.

Son la siete de la tarde y hace rato que, en la entrada de la RUCAB, huele a café. Algunos se han anticipado y ya disfrutan de ese café con pastas situado en la cafetería de la residencia universitaria para celebrar el segundo Café de Autor. Poco a poco llegan los demás asistentes y comienza la tertulia. La mayoría de los presentes son conocidos y otros, quizás, buscan entre las miradas alguna cómplice para intercambiar unas cuantas palabras. Se escuchan anécdotas, curiosidades, y más de uno se muestra impaciente por escuchar al protagonista de la tarde-noche.

Mientras los invitados comparten esa agradable velada y entran en calor con ese sabroso café, Pablo Guerrero ensaya su actuación junto a su acompañante Luis Mendo. Puede no ser el mejor momento, pero aprovechamos para robarle unos minutos al cantautor extremeño y gustosamente nos atiende:

¿Cómo es Pablo Guerrero? 

Soy un cantautor y poeta. Nada más. Soy una persona que vive en esta época y se pregunta: “¿Qué le pasa al mundo? y ¿qué pasa en el mundo?” Pero bueno, soy un poco como Mafalda, y estoy sorprendido.

Uno de los discos de Pablo Guerrero más vendidos en los años 70 fue el grabado en el Teatro Olympia de París. ¿Qué queda de ese Pablo?

El tiempo. El tiempo no pasa en balde y me ha hecho mayor. Cuando fui al Teatro Olympia era un joven lleno de entusiasmo y ahora soy un señor mayor (sonríe), también lleno de entusiasmo. ¡Que no se apague nunca la llama!. Sigo ilusionado y, por eso, estoy preparando un nuevo disco que se llama “Mundos de andar por casa”

Una curiosidad: ¿el recopilatorio de 2013 fue una idea de Warner o del “lobo siberiano” que Pablo lleva dentro?

(Ríe) Se le ocurrió a Warner. Yo tenía la idea de hacer un disco versionando canciones de todas las épocas y me dijo: “Oye y ¿por qué no haces un recopilatorio celebrando que han pasado 40 años de “A cántaros”?. Y así fue, dicho y hecho. Lo llamé “Lobo sin dueño” porque me gusta esa canción…

lgm-pablo-guerrero-12

(Recita) “cuando los niños juegan

a las cuatro esquinas

suenan las gaviotas” (inicio del tema “Lobo sin dueño”).

Aprovechando que hablamos del pasado, cuéntanos algo del homenaje Hechos de nubes que hizo Ismael Serrano en 2007

Fue precioso. Pude oír mis canciones en voces que admiro mucho y la mayoría de ellas de grandes amigos. Cantan mis canciones Joan Manuel SerratLuis Eduardo Aute, Luis Pastor, Javier Bergia, Ismael Serrano, Pedro Guerra… siento no nombrarlos a todos, pero me llenó de orgullo y me gustaron las canciones oídas en sus voces.

En 2014 colaboras en el tema Tiempo con el rapero Nach, ¿cómo fue este trabajo?

Ese momento fue muy emocionante. Llegué al estudio y Nach estaba allí, me recibió con cariño y admiración y, la verdad, me emocionó. Ese sentimiento se reflejó en mi recitado y en el suyo, y quedé muy contento.

Sobre tu último trabajo, ¿por qué se titula 14 ríos pequeños?

Es un canto a la naturaleza. A mí me gustan los ríos, me gustan los ríos caudalosos, y he tenido suerte de conocer algunos ríos muy caudalosos que me han impactado, pero también me gustan los ríos pequeños, los de montaña, con sus pescadores de truchas, de salmones… Me pareció buena idea unir una canción a un pequeño río. Una canción es casi como un río naciendo y por ello “14 ríos pequeños” son 14 canciones que componen el álbum.

Has hablado de Mundos de andar por casa, ¿cuándo podremos oírlo?

Estamos trabajando en el disco. Hoy teníamos previsto terminarlo pero con motivo de esta celebración en Badajoz lo terminaremos el próximo lunes o martes. Tan sólo nos quedan dos canciones por mezclar.

Centrándonos en lo personal, ¿cómo es el día a día de Pablo?

Como el día a día de cualquier persona. Ahora estoy muy liado con la grabación del disco pero normalmente… hago lo mismo de siempre: paseo, veo a amigos, leo, voy a la compra, escribo…

Y ¿qué prefiere: guitarra o papel y bolígrafo?

Papel y boli (ríe)… Hubo una época que no, que estaba cinco o seis horas diarias tocando la guitarra pero bueno, decidí escribir y el tiempo que antes le dedicaba a tocar la guitarra ahora lo dedico a escribir poesía.

¿Qué supone ser protagonista de Café de Autor?

Una alegría, porque la iniciativa es digna de apoyo: querer hacer de este centro un lugar donde se mueva la cultura, la poesía y la canción en estos tiempos en los que estamos bajo mínimos y, parece ser que, a ningún partido le interesa la cultura o al menos no hablan apenas en sus debates sobre este tema… bueno y sin apenas… ¡no hablan nunca!. Tenemos un Ministerio de Cultura y Deporte, y por tanto un poeta tiene que competir, por ejemplo, con Messi… (ríe)


Pablo nos concede parte de su tiempo de ensayo y, tan amigable y cordial es la charla que, cuando queremos darnos cuenta, todos bajan ansiosos las escaleras que llevan al auditorio… llega el momento de recibirle.

El público toma asiento. Un auditorio casi completo a la espera de continuar con el plato fuerte del segundo Café de Autor. Emilio Vázquez, presidente de Fundación CB, presenta el acto acompañado de Caridad Jiménez, precursora del evento. Emilio invita a los más jóvenes a disfrutar de actos como este, les invita a empaparse de cultura y a aprender de ella. Caridad toma la palabra para dar paso al artista y aprovecha para proponerlo como próximo Premio Princesa de Asturias. Caridad nos regala también un discurso muy emotivo sobre el cantautor y poeta.

Pablo sube el escenario y resuenan los aplausos por toda la sala. Nos da la bienvenida y comienza su recital. Todos los asistentes, durante la lectura de poemas, permanecen callados, atentos, inmersos en las palabras que salen de la boca del poeta. No hay ruido, ni murmullos, solo su voz y son los aplausos, en cada pausa entre poemas, los que nos conectan de nuevo con la realidad. Tras el recital, Pablo invita al escenario a Luis Mendo, quien lo acompaña como guitarrista. Es el momento del postre en Café de Autor con ingredientes melódicos y una voz, aunque tomada, serena y profunda que mantiene embelesado al público. Escuchamos canciones de todos los tiempos, entre ellas: Mano sobre mano, Romero si vas a Roma y, no podía faltar, A cántaros. El día parecía avisarnos, con la lluvia incesante, sobre lo que iba a ocurrir en ese preciso instante: Pablo canta “A cántaros”, ilusionado y sonriente, mientras aplaude y es acompañado por los aplausos y el tararear del público “tiene que llover, tiene que llover, tiene que llover, tiene que llover a cántaros (…)”. Este momento llena de magia el auditorio y, con él y unos pocos minutos más de actuación, se pone el broche de oro al segundo Café de Autor.

Artículos relacionados

Comment(1)

  • MariCari
    29/11/2016 at 10:12

    Una entrevista que recoge toda una vida dedicada a la poesía y en la que prevalece las raíces del cantautor extremeño. Maravillosa su lectura. Ya nos tienes acostumbrados a tu buen hacer, Lourdes. Gracias por compartirla con nosotros. Un abrazo.

1 Comment