La Galera Magazine > Entrevistas > Rui Díaz: “Siempre he entendido la canción como un género literario”

Rui Díaz: “Siempre he entendido la canción como un género literario”

Pablo Picasso dijo una vez: todos los niños nacen artistas. El problema es cómo seguir siendo artista al crecer. A sus treinta y tres años, el pacense Rui Díaz Correia, líder del grupo musical “Rui Díaz y la Banda Imposible”, no sólo ha conseguido crecer siendo artista, sino que además ha conseguido obtener el éxito y reconocimiento en diferentes ramas artísticas como la música y la literatura

Te defines como filólogo, profesor, escritor y músico, aunque probablemente no en ese orden. ¿Cuál crees que es la profesión que mejor encaja contigo?

Supongo que la profesión que mejor me define es la que me da de comer, y esa es la de profesor. En la facultad tenía un profesor que solía decir que definir es limitar, así que cuando me preguntan qué soy casi siempre contesto con qué me gustaría ser. A mí me gustaría ser escritor, profesor, músico

Cuéntanos tu secreto, ¿de dónde sacas el tiempo para todo?

Es café (ríe). Cuando estás haciendo cosas que te gustan al final acabas sacando el tiempo.

¿Qué cuesta más? ¿Ponerse a escribir o componer una canción?

Depende del momento. Picasso decía que no creía en la inspiración, pero que si acaso existía le pillase trabajando. A la hora de escribir me cuesta sobre todo empezar cuando he tenido un paréntesis en el que no lo he hecho. resulta difícil coger el ritmo pero una vez lo tengo, todo es mucho más fácil.

¿Y lo que más te llena?

Pues también depende del momento. Me gusta mucho cuando me encuentro a los alumnos a final de curso, o incluso los antiguos, y estos tienen palabras amables conmigo. La escritura tarda un poco más en llegar; no es tan inmediata como la música. El aplauso del público también es muy gratificante y, cuando pasas mucho tiempo sin subir a un escenario, parece que lo estás buscando.

En el ámbito musical, lideras el grupo Rui Díaz y la Banda Imposible. ¿Cómo nace el grupo? Supongo que, por el propio nombre de la banda, la formación no fue precisamente fácil.

Yo empecé a tocar la guitarra muy tarde, y  llegué a la música porque quería seguir escribiendo. De alguna manera, siempre he entendido la canción como un género literario. Cuando estaba en la facultad me junté con un amigo, Antonio Sánchez, y empezamos un grupo en broma haciendo canciones absurdas en el que poco a poco, fuimos volcando nuestras inquietudes en los versos.

noticia-la-galera-magazine-rui-diaAsí nació Ombú, que duró muy poquito. En ese momento ya tenía unas cuantas canciones montadas y decidí seguir probando suerte en solitario. Mi amigo Paco Casasola, bajo el pseudónimo de Niño Crudo, produjo y grabó mi primer disco y por eso nace la idea de La Banda Imposible. Poco a poco fui montando el grupo y se quedó con ese nombre. Me hacía ilusión darle ese toque de imposibilidad, y es algo que siempre agradezco a la banda: haber hecho de mis canciones algo posible.

¿Cómo definirías tu estilo musical?

Hace tiempo, cuando estábamos todavía sin guitarra eléctrica, lo llamá
bamos en broma
bajona-folk. Ahora ya hacemos una cosa un poquito más diferente y supongo que el género más cercano sería americana o folk americano. Cuando envío las notas de prensa siempre digo que nos parecemos un poco a Wilco, Tom Waits, Leonard Cohen, Nick Cave La cosa iría por ahí.

¿Crees que está volviendo la figura del cantautor?

Ver a un músico solo con su guitarra es de lo más común hoy día porque está tan mal la cosa, que no hay dinero para pagar a bandas enteras. Incluso grandes nombres de la música de este país están empezando a girar solos porque no hay respuestas de las salas y a veces, incluso del público. Cada vez es más complicado tirar adelante con una formación completa. Ya no se hace como antes: dar un concierto solo con la guitarra, con las canciones desnudas por hacerlo de forma diferente; ahora se hace porque no se puede de otra manera y así sea posible vivir de la música.

¿Dónde te sientes más a gusto tocando?, ¿en sitios cerrados con un ambiente más íntimo o en grandes salas o festivales?

Tampoco te creas que he conocido salas muy grandes. Personalmente me gusta estar cerca del público. Creo que es lo que nos gusta a todos,  el hecho de ver la reacción inmediata de la gente.

Háblame un poco de tus logros, porque no solo has conseguido reconocimientos en el mundo de la música

Publiqué en 2013 una novela Los Turistas, ilustrada por Ana Sender y editada por una editorial de aquí de Badajoz: El Verano del Cohete. La tirada casi se ha agotado, la han puesto de lectura en varios institutos y la respuesta ha sido muy positiva. Ha sido mi primera novela y estoy muy contento con la reacción del público. Cuando alguien saca a la luz su obra está mostrando todas sus inseguridades y hace falta un tiempo para ver si uno está contento con el trabajo. Al final se ve gracias a la respuesta del público.

¿Cómo ves el futuro? ¿Eres una persona optimista?

No soy optimista. El futuro de la cultura lo veo horrorosamente mal. A nivel cultural España es un país al que le falta todavía muchísimo por aprender y desgraciadamente, en los últimos años se ha dinamitado lo poco que se había conseguido.

Centrándonos en Badajoz, ¿cómo ves el tema cultural en la ciudad?

Badajoz, al contrario de lo que estoy diciendo, creo que en los últimos años ha crecido muy bien ya sea por los festivales de música o por las salas de conciertos que tenemos: Sala Mercantil, Sala Aftasí, COC, Chat Noir. Ha habido semanas en las que hemos tenido en el mismo día cuatro conciertos y eso es maravilloso para una ciudad y el público.

Artículos relacionados

Comment