La Galera Magazine > NOTICIAS > Entrevistas > Santiago Cuadrado: constancia y sacrificio

Santiago Cuadrado: constancia y sacrificio

Lleva más de 40 años dedicándose al mundo empresarial y podríamos definirlo como la viva imagen de la constancia y el sacrificio. Santiago Cuadrado ha vivido grandes cambios del sector y sigue luchando cada día por su negocio, Al Corte, y así nos lo cuenta en nuestra sección titulada ‘Rincón del emprendedor’

Santiago Cuadrado nació en Badajoz y proviene de una familia humilde que lleva toda la vida trabajando en el sector de la carne. Con más de cuarenta años trabajando en este ámbito, es en la actualidad gerente de Al Corte, una empresa de distribución minorista creada en 2006 y dedicada a la comercialización de productos cárnicos y derivados. Existen once establecimientos, diez en Badajoz y uno en Olivenza, con un total unos cincuenta y cuatro empleados aproximadamente.

Con la globalización y la aparición de las grandes superficies, este pacense tuvo que innovar en su negocio y así nació Al Corte express, una sección de autoempleo con un franquiciado que tiene cuatro secciones a su cargo -carnicería, congelación, charcutería y productos derivados-, destacando la carnicería fresca con envasado tradicional pero de libre servicio. “Es un modelo de negocio muy adaptado a los nuevos tiempos; el encargado no tiene porqué saber sobre carne ni ser comerciante ni charcutero, ya que nosotros mismos le aportamos todo lo que necesita saber en cuanto a formación y servicio”, cuenta Cuadrado.

Actualmente cuenta con tres franquiciadas y con previsión de abrir otras dos más en el futuro, ya que se trata de un concepto de comercio rápido y sencillo, tanto para el cliente como para el franquiciado. “Cuento con un equipo muy bueno, repleto de grandes personas y trabajadores, y estoy muy contento con ellos porque son parte del éxito de este negocio”, afirma orgulloso el emprendedor.

Cercanía, calidad y capacidad de adaptación son algunos de los valores que definen Al Corte: “Es necesario invertir porque el pequeño comercio se muere, se asfixia. Al cliente ya no le vale lo ‘bueno, bonito y barato’, porque ya existe una gran oferta en el mercado”, declara. Y todo este éxito es sólo posible siempre y cuando haya “mucho sacrificio, esfuerzo y trabajo”, porque no nos olvidemos que “nada sale gratis, y quien no quiera esforzarse no triunfará en el mercado actual”.

Para Cuadrado es importante la naturaleza de la carne. Por ello realizan un proceso sin modificaciones artificiales y con un alto control de la calidad del animal e incluso del sacrificio del mismo. “Hace cincuenta años estos controles de sanidad tan exigentes como los de ahora no existían. En España podemos presumir de la calidad alimentaria, ya que somos uno de mejores países de Europa en este aspecto”, manifiesta. Trabajan con diferentes empresas, como por ejemplo con Pollos Cano de Salvatierra de los Barros, por la cercanía y para evitar que el producto se maltrate; o con Jamón y Salud de Llerena, que les ofrece la ternera y de la cual Al Corte puede presumir por ser uno de los establecimientos que más carne de este tipo vende en Extremadura; entre muchas otras colaboraciones, pero siempre sin intermediarios.

Sus carniceros preparan y procesan la mayor parte de los productos que ofrecen desde la sala de despiece en Cáceres, para que por las mañana se realice el reparto y se reponga la mercancía. El cliente puede elegir el producto de primera mano y por sí mismo a un increíble precio, y así lo afirma Santiago: “Hemos marcado una política de calidad a un razonable precio porque, aunque es cierto que podríamos ganar más, el resultado y trato final con el cliente es lo que más me satisface como empresario”.

La afirmación de que “la verdadera obra social reside en no presumir de ello” está muy patente en este humilde emprendedor que también posee un lado solidario en privado. De esta labor recibe, en los IX Premios Empresariales Grupo ROS, el Premio Compromiso RSE 2016, y recientemente el Premio Alianza 2018 de Cruz Roja, cuyo objetivo es impulsar la inserción sociolaboral de los colectivos más vulnerables para estar en igualdad de condiciones a la hora de acceder a un empleo. Al Corte realiza esta función mediante el ofrecimiento de cursos de formación a estas personas, dando además la oportunidad a quince de ellas para trabajar en sus negocios, contratando incluso este año a dos.

Pero la suerte, como en todo negocio, no está siempre de parte de Cuadrado. Resulta muy difícil competir con las grandes empresas y confiesa que para él cada día es un reto: “Hay días muy malos en los que no vendes lo necesario para cubrir gastos, pero con paciencia todo llega; todo sacrificio tiene su recompensa”. Su posición y duro trabajo le permite recomendar a futuros emprendedores del sector que, “si no te gusta lo que quieres hacer, no debes emprender. Me da mucha pena que haya gente joven que fracasa por no estar preparada”. Así mismo, cree necesario ofrecerles ayuda y consejos, “no abandonarlos, y realizarles un seguimiento para que triunfen en sus sueños”.

Con el objetivo de consolidarse aún más como franquicia a través de su marca y con proyectos futuros, Santiago Cuadrado no sabe si su descendencia continuará su labor puesto que, “si a ellos no les gusta este sector, no les impondré que sigan con él”. Mientras tanto, seguirá luchando día a día por ofrecer los mejores productos extremeños a toda la región. La viva imagen de constancia y sacrificio.

 

(Visited 310 times, 1 visits today)

Artículos relacionados

Comment