La Galera Magazine > Entrevistas > Soledad Segura: “Cuando enfermé de cáncer no pensé por qué me ha tocado a mí, sino cómo salgo de ésta”

Soledad Segura: “Cuando enfermé de cáncer no pensé por qué me ha tocado a mí, sino cómo salgo de ésta”

La Galera Magazine charla con Soledad Segura, socia de la Asociación Oncológica de Extremadura (AOEX) y paciente de cáncer (del Linfoma no-Hodgkin), aunque su última analítica ha salido perfecta. Con ella, conocemos cómo ha sido su tratamiento, qué terapias ha seguido y a cuál de ellas se ha enganchado completamente o cómo el cáncer le ha cambiado la vida.

Soledad, ¿cómo te conviertes en paciente de cáncer?

Yo estaba en otro país. Me empezó a salir un bulto en una pierna, me hicieron una primera biopsia que no quedó clara, y con la segunda, ya estaba comprando el billete de vuelta a España. Un día, recibiendo el segundo ciclo de quimioterapia, apareció a la que yo llamo un ángel de la Asociación Española Contra el Cáncer que me pasó el contacto de una voluntaria de la AOEX, en donde entré y la cual se convirtió en una gran guía para mí.

lgm-cuerpotexto

¿Qué terapias de la asociación has seguido?

Son terapias que la asociación da a quien las necesite. Me ha sido muy beneficioso el reiki y lo que más he notado ha sido el yoga, del cual ya no me puedo desenganchar (sonríe). Este tipo de complementos es lo que se conoce como Oncología Integrativa. Cuando enfermé de cáncer no pensé por qué me ha tocado a mí sino cómo salgo de esta; empecé a cambiar mi alimentación, investigué y conocí los beneficios del yoga. Quizás AOEX no sepa de forma directa que están aplicando Oncología Integrativa, pero se trata de complementar las terapias occidentales de radioterapia o quimioterapia con otras de índole oriental.

¿Cuál es el momento más complicado para un paciente de cáncer?

No hay ninguna parte complicada. Todo es complicado si tú lo haces complicado. Lo primero es encajar el diagnóstico. Tras él, tienes que cambiar. El cáncer es una oportunidad perfecta para cambiar porque si no cambias te mueres. Hay que cambiar la alimentación, hacer ejercicio si se puede, rodearte de amor, buscar a tus amigos, ya que el cáncer es una prueba de fuego para conocer a quién tienes realmente y a quién no. Y sobre todo, buscar paz interior para poder aguantar el tratamiento.

¿Los tratamientos tienen efectos secundarios?

Sí. Y la gente debe saberlo. A mí me salieron hongos y úlceras en la boca, pierdes el vello, se te secan las mucosas y no puedes llorar, te cuesta parpadear, sangras por la nariz e ir al baño es una odisea. Además, yo tenía una cajita con toda la medicación secundaria: Paracetamol, Ibruprofeno, Trombocid…

Actualmente, ¿qué tal te encuentras?

Pues tuve mi revisión el pasado 15 de noviembre y yo le dije al doctor que creía estar curada, y él me dijo que también lo creía. Pero después de los tratamientos suelen quedar secuelas y la Asociación te guía muy bien. Hay gente que a lo mejor ya no puede trabajar, ha perdido visión o ha quedado con algún órgano dañado.

Además, eres voluntaria de la Asociación.

Sí, y es muy sencillo serlo. El problema está en que la gente no tiene tiempo para nada. Estamos en una irrealidad y pensamos que no ocurre nada al tener los hospitales alejados y al no tener la enfermedad. Pero una persona puede ayudar de muchas maneras: donando su sangre, médula ósea, colaborando económicamente o ayudando en la Asociación.

¿Qué te ha supuesto ser paciente de cáncer?

Lo primero, aunque por supuesto no volvería a pasar por él, el cáncer me ha enseñado muchísimo. Soy mucho más consciente y vivo más el “aquí” y el “ahora”. Lo segundo, soy una persona agradecida a vivir y feliz. Y lo tercero, a pesar de tener mi esencia, soy una persona completamente nueva.

SI QUIERES LEER EL RESTO DE ENTREVISTAS DEDICADAS AL CÁNCER, PULSA AQUÍ

Artículos relacionados

Comment