La Galera Magazine > NOTICIAS > NOTICIA: Cultura > CULTURA: Ocio > Tatuajes: riesgos y precauciones

Tatuajes: riesgos y precauciones

Los tatuajes son cada vez más populares y por consiguiente los tatuadores crecen en número, pero no todo vale para llevar a cabo esta actividad y la seguridad debe uno de los puntos claves para que este trabajo sea tan profesional como cualquier otro

Un tatuaje es un dibujo que se hacen en la piel inyectando tinta bajo la epidermis y marcando nuestra piel de forma permanente. Para bien o para mal, los tatuajes siempre han llevado a cuestas una suerte de leyenda negra: y aún hoy, una persona visiblemente tatuada ve dificultado su acceso a ciertos puestos de trabajo, como aquellos que son de cara al público, amén de cierta mala imagen que afortunadamente cada vez se va difuminando más.

Sin embargo, esta forma de arte y expresión ha ido haciéndose cada vez más popular, y es por eso que resulta difícil no conocer al menos a una persona tatuada entre nuestros allegados. Esta demanda, que se ha incrementado notablemente en los últimos años, ha traído consigo un aumento de los profesionales que se especializan en esta disciplina. Muchos de ellos ejercen en su propia casa o tatúan a domicilio. Además, debido a los precios generalmente altos, no son pocos los consumidores que intentan ahorrar algo de dinero acudiendo a amigos o personas sin tanta experiencia profesional, acciones que los tatuadores profesionales desaconsejan.

Hace unos meses, en La Galera Magazine, hablábamos con Rubén Ardila, que además de tatuar en su estudio, Sohoo Tatto, situado junto a Puerta de Palmas, también dispone de tecnología láser para borrar los tatuajes. “Una persona que tatúa en su casa y que está aprendiendo a tatuar no tiene los conocimientos que sí puede ofrecer cualquiera que lleva tiempo en el mundo y posee un establecimiento de tatuajes, con sus certificados sanitarios, sus inspecciones sanitarias…”, afirmaba, “con lo cual el riesgo sanitario es mucho menor en un estudio que en una casa”.

El estudio Triángulo, en la calle Vasco Núñez, es uno de los locales más conocidos por los pacenses. En él ejerce José María Álvarez, tatuador de dilatada experiencia, que afirma que en que siempre es mucho más seguro acudir a un estudio homologado. “Tiene su lógica y su explicación”, indica. “En una tienda está todo totalmente autorizado por Sanidad, los materiales de nuestro negocio son materiales de un solo uso y una vez se termina con éste se destruye. Esa es la diferencia a que tú te vayas a un sitio donde no sabes si las agujas son de un solo uso, no tienes ningún tipo de garantía, no sabes el tipo de tinta que se usa… esa es la lógica.”

Nos lo confirma también Alejandro López Pérez, tatuador de 4 Elementos Tattoo, situado en la Avenida de Colón. Te están haciendo una herida en la piel y ciertos elementos en el ambiente o en cualquier material no esterilizado pueden suponer una infección para la persona”, advierte. “Ciertos lugares no son sitios habilitados para esta actividad: las paredes no son de pintura plástica lavable, puede haber pelo de animal en el ambiente… hay mil cosas que pueden pasar. Tatuarte en un local homologado implica unas condiciones higiénicas y unas calidades que no tienes en otro sitio.

En Badajoz hay más de quince estudios de tatuaje distribuidos a lo largo de toda la ciudad. Un sector abundante para una localidad de sus dimensiones, pero que está bien provisto de demanda. Con múltiples técnicas y estilos, coinciden todos en tener estupendas valoraciones de sus clientes, además del curso higiénico-sanitario en el que aprenden todas las medidas necesarias para desarrollar este arte. Y es que, siendo los tatuajes algo con lo que deberás convivir el resto de tu vida, conviene tomarse tiempo para sopesar el lugar e informarse bien de todos los cuidados y atenciones que necesitará la piel para evitar tener que acudir luego a una clínica especializada en la eliminación de la tinta, un proceso incómodo y costoso que puede evitarse fácilmente acudiendo al profesional indicado desde el principio.

Además de los que hemos nombrado anteriormente, los pacenses pueden acudir a lugares como Tatto Mero, Daruma Urban Tatto, Nomad Tatto Studio, Isbö Art Tatto, Tattó Club, Bola 8 Tatto… Éstos son sólo algunos ejemplos de proyectos y, en definitiva, personas, que viven por y para colorear la piel.

(Visited 43 times, 1 visits today)

Artículos relacionados

Comment