La Galera Magazine > > NOTICIAS > Acción Social > Un cuarto de siglo con los más necesitados

Un cuarto de siglo con los más necesitados

Cáritas y la Asociación Equipo Solidaridad atienden en Badajoz a familias en riesgo de exclusión social desde hace casi veinticinco años.

Calle San Juan, número 35. En este antiguo edificio convenientemente acondicionado, en pleno corazón de Badajoz, Cáritas y la Asociación Equipo Solidaridad atienden desde hace cerca de veinticinco años a todas aquellas familias que se encuentren en riesgo de exclusión social. En el interior de esta casa, cedida por la Fundación CB, ambas organizaciones ofrecen actualmente su asistencia y diversos servicios promocionales a cerca de doscientas, contando también con la colaboración de instituciones como el Banco de Alimentos o la Concejalía de Servicios Sociales.

Estos proyectos surgen como respuesta a las necesidades que nos plantea el Casco Antiguo, en el que hay familias muy deprimidas”, afirma Andrés Fernández, párroco de las iglesias de la Concepción y San Andrés y responsable de Cáritas. “La Iglesia quiere que la dignidad vaya brillando en todos los desfavorecidos por la situación económica y la injusticia, las cuales también se dan en Badajoz”. Precisamente una dura situación vivida por una familia de hermanas gitanas hace ya más de dos décadas dio pie al nacimiento de esta iniciativa, la cual se ha consolidado nutriéndose de un voluntariado “muy comprometido que da lo mejor de sí mismo”, indica Fernández.

La actividad dentro de la casa se desarrolla en cada una de sus tres plantas, y abarca toda la semana. Los lunes se lleva a cabo un reparto de alimentos, por el que se calcula que pasan de forma constante unas cien familias. A éste acompaña un espacio de acogida la tarde de los martes, en el que aquel que lo desee puede solicitar todo tipo de ayuda: se ofrecen desde repartos de muebles o ropa, hasta asistencia con el pago del alquiler o la luz.

Sin embargo, esto no queda ahí. Esta casa tiene cabida además para diversos talleres de naturaleza promocional, organizados por la Asociación Equipo Solidaridad y destinados especialmente a mujeres. Entre sus objetivos, que las inmigrantes conozcan el español y la historia y cultura del país, retomar estudios, o facilitar la vida laboral. Por ejemplo, es posible participar en su taller integral de promoción sociolaboral, conocido popularmente como “La Escuela”, donde se trabajan desde alfabetización, hasta informática o preparación de oposiciones. Además, todas las mañanas se realiza un taller de convivencia entre mujeres, un pequeño espacio de encuentro en el que se tratan temas de desarrollo personal. María Luisa Alpuente, de la Asociación Equipo Solidaridad, es coordinadora y maestra en “La Escuela” desde hace veinticuatro años. Ella cree que la grandeza del proyecto es la diversidad: “aquí asisten mujeres de diferentes culturas, edades, religiones, formas de pensar… y la convivencia es posible”. Y si es posible aquí dentro, lo es fuera”.

Asociación Equipo Solidaridad posee una dilatada trayectoria, gracias a la cual recibieron por unanimidad el Premio Miguel Hernández en 2014, un galardón a nivel nacional entregado por el Ministerio de Educación y Cultura, permitiendo a la organización representar a España en la UNESCO. “Es un premio no sólo dado a la asociación, sino también a la ciudad de Badajoz y a Extremadura”, señala Alpuente, que agradece a todas las asociaciones que “trabajan con nosotros, así como a la ayuda de Fundación CB, con las cuales establecemos una red mediante la que nos enriquecemos mutuamente, y sin las que todo esto no sería posible”.

Los resultados de esta ya veterana iniciativa son patentes. “Son como mi segunda familia, gracias a ellos me saqué el carnet de conducir y los diplomas de Atención a Personas Dependientes y con alzheimer”, cuenta la joven rumana Andrea Paraschiv. “Aquí me he sacado el graduado escolar, el carnet de conducir, el curso de Atención a Personas con Alzheimer, y ahora estoy de celadora”. Ambas coinciden: “ahora estamos más empoderadas”, “si una se lo propone, se puede”.

Calle San Juan, número 35. Una casa que abrió sus puertas a los necesitados hace un cuarto de siglo y nunca las ha cerrado.

VER VÍDEO

(Visited 112 times, 1 visits today)

Artículos relacionados

Comment