La Galera Magazine > Universidad > Ciencia e Investigación > Un nuevo cemento patentado por la UEx

Un nuevo cemento patentado por la UEx

Investigadores de la Universidad de Extremadura presentan una tesis doctoral para mejorar las restauraciones del Patrimonio Histórico gracias al corcho

El cemento (opus caementicium) tuvo su origen en la época Romana pero hasta el siglo II d.C no terminó de consolidarse. Fue entonces cuando los Romanos aprendieron a emplear un tipo de ceniza volcánica presente en la Península Itálica para crear un mortero de gran rigidez y dureza.

El mortero es un compuesto de conglomerantes que sirven para sellar elementos de construcción y para rellenar los espacios que quedan entre los bloques. Estos compuestos con el paso del tiempo han ido evolucionado hasta ser materiales de construcción de calidad, sin embargo a día de hoy sigue presentando algunos inconvenientes porque resulta incompatible en la rehabilitación de estructuras de patrimonio histórico. Luis Durán Ruiz, investigador de la Universidad de Extremadura, explica que el cemento es muy frágil, muy rígido y si se le intenta imponer una leve deformación se rompe lo que convierte las obras en mucho más vulnerables ante fenómenos como los terremotos o seísmos.”

Para solucionar este problema Luis Durán Ruiz y José Carlos Salcedo, coordinador y miembro del Grupo de Investigación de Construcciones Arquitectónicas, han realizado diversas investigaciones hasta llegar a la invención de un mortero ecológico de corcho resistente, patentado en el año 2014 por la Universidad de Extremadura. Este producto cuenta con una alta capacidad de deformación y, por ello, es el apropiado para construcciones de fábrica anti-rotura frágil. Ha sido utilizado en la restauración de las bóvedas medievales de edificios Extremeños como El Palacio del Conde de los Corbos dentro del Templo Romano de Diana, en Mérida. Pero, a pesar de la realización de estos trabajos, hasta el momento no habían sido avaladas científicamente las mejoras de dicho mortero y hormigón según el comportamiento de las estructuras o la menor vulnerabilidad sísmica que presentan en construcciones de patrimonio histórico.

Luis Durán Ruiz ha respondido a esta cuestión con la elaboración de la tesis doctoral Mejoras estructurales obtenidas en morteros y hormigones de base cal hidráulica mediante la aportación de corcho y fibras de polipropileno para su aplicación en el refuerzo de estructuras históricas, realizada en la Universidad de Extremadura. “Con esta investigación, hemos logrado diseñar una metodología científica de trabajo, que nos permite probar en laboratorio la ductilidad del mortero patentado ante diferentes escenarios, lo que supone un avance a la hora de que pueda ser utilizado en la construcción”, afirma el investigador.

La tesis doctoral ha conseguido una calificación sobresaliente Cum Laude y ha supuesto un gran aporte a la seguridad estructural de las edificaciones. Además, sus resultados han servido para poner en valor nuevas oportunidades comerciales para el sector del corcho.

Artículos relacionados

Comment