La Galera Magazine > > NOTICIAS > Cultura > Ocio > Vacasflakas y Brocolina: el arte de reír

Vacasflakas y Brocolina: el arte de reír

José Ángel Vacas y Cristina Oliva, más conocidos como Vacasflakas y Brocolina, son una pareja cómica clown asentada en Badajoz que, desde 2008, contagian a la sociedad de risas y buen humor dirigido a pequeños y mayores

Cristina Oliva, natural de Badajoz, y José Ángel Vacas, nacido en Badalona (Barcelona), son Vacasflakas y Brocolina, dos amantes del arte clown que crean La Rota en 2010 junto al grupo de Payasos Autoconvocados (nacidos de un curso de clown con la compañía TutoTul). Ambos veían necesario el poder disponer de un espacio propio para realizar su actividad, en el que todo aquel que quisiera aportar algo, ensayar, colaborar… pudieran hacerlo.

La Rota es un espacio autogestionado donde se realizan espectáculos, se ofrece formación, charlas, entrenamientos de circo y un sinfín de actividades. Con el paso del tiempo y las circunstancias de la vida, solo Cristina y José Ángel continuaron con el proyecto La Rota y decidieron dar el paso de crear Espacio La Rota como empresa, unificándolo con Vacasflakas y Brocolina. “Siempre hemos sentido que las cosas han ido fluyendo y creciendo con nosotros, también hemos tenido nuestras dificultades, pero nunca hemos perdido el amor por nuestro trabajo”, nos comentan.

Vacasflacas y Brocolina

Una década después, estos payasos aún no saben cuál es el secreto para hacer reír a su público. “Nos sentimos muy afortunados porque la respuesta de la gente es maravillosa, intentamos siempre escuchar al público y ser cercanos. Para nosotros es importante no perder nunca la emoción por lo que hacemos y respetar nuestro trabajo”, aseguran.

Sus espectáculos son siempre destinados a un público familiar, para que todos puedan disfrutar del arte de reír en eventos como bodas, bautizos, cumpleaños y comuniones… Además, también tienen shows dedicados a un público más concreto, como espectáculos de cabaret o clown dirigido a público adulto. “El payaso tiene la gran suerte de romper la cuarta pared e interactuar y alimentarse del público”, nos confiesan.

De forma paralela a los espectáculos que realizan a lo largo del año, Vacasflakas y Brocolina organizan en verano un circo muy especial, en el que la participación es máxima y cuelgan el cartel de “completo” año tras año. El objetivo de esta dinámica es único, “que los niños y niñas disfruten, aprendan a amar el circo y quieran volver”.

En estos cursos se realizan actividades de todo tipo y los participantes pueden tomar contacto con las actividades propias de un circo. Además, al finalizar el curso, realizan una actuación personalizada para que sus familiares puedan ver todo lo que han aprendido y ellos disfruten mostrándolo. “Están deseando que sus familiares les vean y el circo es una disciplina artística que requiere pisar el escenario, por eso queremos que lo hagan ¡son mini-artistas!” (ríen).

Cabe destacar la importante labor que hacen con y para los jóvenes y además, aunque parezca increíble, el uso de tecnologías en sus espectáculos es inexistente. Son payasos de la vieja escuela, “nuestro sector sigue siendo un trabajo artístico y físico sobre un escenario (ya sea para mostrar al público o para enseñar en las clases). Es un trabajo de cuerpo, de voz, de expresión, de emoción…”

(Visited 189 times, 1 visits today)

Artículos relacionados

Comment