La Galera Magazine > Cultura > Arte y Literatura > Visita a La Habana de la mano de Moisés Cayetano

Visita a La Habana de la mano de Moisés Cayetano

Los mil y un colores de La Habana protagonistas del cuarto Café de Autor

El Salón de actos de la Residencia Universitaria de Fundación CB (RUCAB) se encontraba en la máxima quietud cuando de repente, la gente comenzó a llegar y a ocupar asientos, así hasta que prácticamente estaba todo lleno.

El Café de Autor daba comienzo con la presentación del acto por Emilio Vázquez, presidente de la Fundación CB, y seguidamente por las palabras de Fernando Cortés, Cronista Oficial de Badajoz, quién nos introducía sobre la figura y obra de Moisés Cayetano Rosado.

moises-cayetano-cafe-de-autor

Muchos pacenses conocen la labor de este historiador, escritor y profesor extremeño, pero quizás no conocen que es un amante de La Habana, de su arquitectura, su historia y su gente que, además, disfruta ilustrándonos con su saber.

De sus viajes a La Habana, surgió, en el año 2000, la idea de hacer un recorrido poético por los barrios, monumentos y rincones que más significaron para él. Fue escrito en solo un mes o par de meses, luego editado y publicado en el 2001.

Bajo el título Guía de La Habana no se esconde la típica guía turística con sus visitas obligadas y sus “must”, sino un libro de poemas con un acento personal y sentimental, que Fundación CB patrocinó en su día y ha querido “revivir” ahora, 17 años después, en un acto que integró poesía, música e imagen.

Comienza la charla, Moisés Cayetano recuerda que le inspiró un libro del novelista cubano Alejo Carpentier, La Ciudad de las Columnas, en el que se narraba como las distintas horas del día y el calor provocaban un “juego mágico variante” de colores que le otorgaban un aura especial a La Habana.

Durante este café de autor, Moisés Cayetano nos llevó de recorrido por la Habana, por sus barrios, nos habló de sus fortificaciones espectaculares y la historia que escondían detrás, nos enseñó sus monumentos más gloriosos, aquellos a los grandes héroes de guerra del siglo XIX como José Martí, también fuimos al Floridita y a La Bodeguita a degustar un refrescante mojito o daiquiri. Pudimos contemplar ese matiz colorido y cambiante en las fachadas columnadas, paseamos por el hermoso Malecón, las olas rompían con fuerza contra él, justo a tiempo para la hora mágica, aquella en la que la puesta de sol inunda nuestras pupilas de un intenso dorado que se torna anaranjado y acaba en azul noche. Descubrimos el famoso barrio de El Vedado, y nos adentramos en el Cementerio de Colón, con sus cientos de esculturas de mármol blanco y sus majestuosos panteones, en el que yacen figuras ilustres de la historia de Cuba.

La recreación de esta visita a La Habana estuvo acompañada de la proyección de fotografías personales que el mismo Moisés tomó allí, y en las que alguna vez aparecían posando sonrientes su familia, amigos y él. No cabe duda de que esto no es una exposición distante e impersonal de cualquier otra guía de viaje, aquí hay un valor emocional, que el autor se encarga de transmitirnos con pasión.

Mientras Moisés recitaba algunos de los poemas que componen su Guía de La Habana, los acordes caribeños tomaban forma con los dedos de Pedro Monty como si hubieran sido mágicamente conjurados. Acompañándonos al piano habaneras, boleros y algún son cubano.

Para Pedro Monty “la música y la poesía siempre han ido de la mano”, “poner música a su libro es todo un lujo, pues también La Habana tiene mil colores musicales” añade el músico montijano.

No hay duda de que La Habana seduce y que Moisés supo pintar con palabras sus mil colores.

lgm-moises-cayetano-y-pedro-monty

Artículos relacionados

Comment(1)

  • Moisés Cayetano Rosado
    08/02/2017 at 20:45

    Muy buena crónica. Gracias por ello, y gracias a la Fundación Caja Badajoz por su buena organización.
    Moisés Cayetano Rosado.

1 Comment