La Galera Magazine > Entrevistas > Willy Wylazo: “Resurgir resume una vida llena de altibajos y de superar muchísimos obstáculos”

Willy Wylazo: “Resurgir resume una vida llena de altibajos y de superar muchísimos obstáculos”

Su nombre es Jesús, pero todo el mundo le conoce como Willy. A sus 31 años, este oliventino afincado en Badajoz presenta su primer disco bajo el título “Resurgir”, en donde prima el reggae de diferentes formas y estilos en cada una de sus seis canciones.

Willy, ¿la gente tenemos un estereotipo equivocado acerca del Reggae?

El reggae está arraigado a la cultura rastafari y lo relacionamos siempre con ella y con las personas que llevan rastas, pero no todos somos así, ni llevamos por ejemplo ese peinado. No es algo necesario para hacer este tipo de música. Sólo basta con mirarme a mí (Sonríe).

Llamándote Jesús, ¿por qué tienes de nombre artístico Willy Wylazo?

Todo viene de cuando era pequeño. La madre de un amigo me llamó Willy porque tenía una gran melena semejante a la del personaje de dibujos Willy Fog. Desde entonces, se me ha quedado este mote que, como es obvio, no procede ni de Guillermo ni de ningún otro nombre (Ríe).

¿La música es algo que te atrae desde niño?

Podría decir que sí. Cuando era pequeño tenía un teclado y, desde siempre, he tenido la habilidad para sacar de oído cualquier melodía que escuchaba.

¿Qué aporta la música a tu vida?

Me ha ayudado a salir de situaciones muy complicadas. Ayuda a salir del agujero, de ansiedades, de depresiones, de agorafobias, de ataques de pánico… Ayuda a salir de la mala vida para poder coger el buen camino.

¿Cómo te decantas por un estilo como el Reggae?

No lo sé exactamente. Con trece o catorce años ya escuchaba rap y reggae, y de forma profesional comencé a trabajar en él a finales de 2007, cuando conocí al fundador de Extremareggae, Javier Pulpo, quien me metió de lleno en este mundo.

¿Cuál es la reacción del público ante este estilo de música?

lgm-willywylazo-noticia

Te guste o no te guste, su ritmo te anima a bailar y te contagia muy fácilmente. Estamos rodeados de este tipo de música e, incluso, en los anuncios de la televisión es un estilo muy utilizado. Cada vez se escucha más pero, aún así, sigue siendo para un público reducido.

Pero si cambiáramos a ese público minoritario por algo mayoritario, ¿seguiría existiendo el reggae tal y como se conoce?

Perdería un poco su esencia; se convertiría en un género más comercial y abriríamos un debate sobre lo que se vende y lo que no.

Hablando de tu trabajo, ¿el título de tu nuevo disco, Resurgir, o el de uno de tus temas, Envidia, se relacionan con tu vida?

La cicatriz que tengo en la nuca puede responder a la pregunta (Sonríe). Resurgir resume una vida llena de altibajos y de superar muchísimos obstáculos. Y Envidia es el primer tema que he lanzado porque todos nos sentimos identificados con él; siempre hay alguien que, de una manera u otra, nos envidia.

¿Cómo surgió grabar este disco?

Estaba en mi mente desde hace muchos años, aunque sólo llevo tres viviendo, o sobreviviendo, de la música. Yo tenía pensado grabar un disco de otro estilo pero, tras pasar por problemas de salud, volví con la idea de hacer otro tipo de música más relacionada con la fusión y el mestizaje. Con esa variante compuse diez temas para grabar un disco y, por casualidad de la vida, gané el Extremareggae Contest cuyo premio era poder grabar un EP de seis temas… lo vi como una gran oportunidad para hacer el disco, aunque fuera tan solo de seis canciones.

¿Cómo invitarías a alguien a escucharlo?

Le pediría saborear y degustar cada pieza, cada nota, cada estilo musical que viene en el disco, porque son seis temas que desprenden un aroma a new reggae, combinado con algo más clásico y latino.

¿Qué dirías sobre el proceso de lanzamiento del disco?

Ha sido un proceso laborioso y con muchos quebraderos de cabeza. A mí me gusta mucho componer y casi todo lo que escuchas en el disco ha sido compuesto por mí. Los grandes músicos que han colaborado conmigo son profesionales de los pies a la cabeza y me han hecho un gran favor para poder hacer este disco. Han sido tres meses grabando, otro tanto mezclando y después masterizando.

Pero la calle sigue siendo tu principal escenario, ¿no es así?

Toda la vida he sido muy callejero. Mi madre siempre me lo decía de pequeño (Ríe). Y es así, la música en la calle es la que me ha dado de comer y es la que sigue haciendo que sobreviva en Badajoz. Me encanta hacer sonreír a la gente que pasa por la calle… que pasen los niños pequeños y se queden mirándome con esa cara que ponen, y que no se quieran ir. La calle… ¡no tiene precio!


Artículos relacionados

Comment