Noticias > Cultura > Cine > Alejandro Pachón y los 25 años del cine

Alejandro Pachón y los 25 años del cine

Un total de 35 cortometrajes de directores españoles y portugueses podrán verse en las distintas secciones del 25º Festival Ibérico de Cine, un certamen que aglutina al cine más representativo que se realiza en la Península Ibérica.

El Festival Ibérico de Cine de Badajoz arranca otro año más en la Terraza del López de Ayala y en otros espacios alternativos gracias a las instituciones y empresas que siempre han apostado por este tipo de eventos culturales.

Su director, Alejandro Pachón Ramírez, licenciado en Historia del Arte, especializado en Música de Bandas Sonoras, crítico de cine, y director de este festival, nos cuenta con motivo de su 25º aniversario todo el origen y funcionamiento de este evento cultural, además de su experiencia como historiador y crítico de cine y televisión, tanto en lo que respecta a la actualidad audiovisual reciente y futura, como al montón de vivencias relacionadas con su carrera profesional.

¿Cómo surge la idea del festival?
La principal preocupación era crear un festival de cortometrajes con una cierta peculiaridad, que se buscó cruzando nuestras fronteras. En el país vecino se encontró un nicho de creatividad, dando lugar al único festival Ibérico en el que en una sola categoría independientemente del género, participan cortometrajes de España y Portugal. Cuando nació el festival, Alejandro Pachón formaba parte del jurado durante los tres primeros años. La idea cuajó muy bien en la junta de Extremadura, que fue y sigue siendo uno de los principales patrocinadores que respaldan dicho evento.
Además, la publicación de la colección de libros que se realiza durante estos días y que publica la diputación de Badajoz también proporcionó la suma de varios patrocinadores que ayudaron a su desarrollo, entre los que destacan Delta Café, Fundación CB, El Instituto de la mujer, Academia de Yuste (aportando contenidos relacionados con Extremadura y América),
Orquesta de Extremadura, aunque dicha colaboración de todos estos es más en especies que monetaria, ya que económicamente el peso más fuerte recae en la junta de Extremadura.

¿Qué aporta el festival a la ciudad y a la región?
Como cualquier otra actividad cultural, el hecho de que aparezca en medios nacionales e internacionales ha implicado que se dé a conocer la ciudad de Badajoz y Extremadura en general. De la misma manera, en las ediciones que se ha proclamado ganador un cortometraje portugués, ha servido para promocionar el festival en Portugal y dar a conocer nuestra cultura. El boca a boca, el propio funcionamiento, son algunos de los aspectos que influyen en el avance y consolidación de este festival de cine.

Nombres propios como “Carmen y Lola” tuvieron una gran repercusión en la anterior edición,al tratarse de un trabajo escrito y producido por una mujer, con un reparto mayoritariamente femenino, donde muchos de los participantes experimentaron una evolución en sus ideales durante la producción de la película. La característica principal de esta proyección es que Carolina Yuste es la única actriz profesional que participó y ha servido como trampolín para la carrera profesional de la actriz pacense. Este film abrió la vigésimo cuarta edición del Festival Ibérico de Cine y supuso todo un ejemplo de cambio social dentro del movimiento feminista y de la cultura gitana. Imágenes y cortos rodados en partes de Extremadura son también una herramienta muy útil para mostrar al público la belleza de nuestra región. El corto como género se mueve en un terreno de exhibición menos rígido y cuyo mayor escenario, además de las redes y plataformas sociales, tiene su única visibilidad a través de festivales; debido a que cada vez aumenta este tipo de eventos cinematográficos.

¿Cómo ha evolucionado el festival?
Sobre todo en eficacia, además de patrocinios. Es más operativo, ya que el equipo de producción sabe cómo preparar los equipos técnicos, la recepción de invitados, entre otros aspectos. En cuanto al equipo artístico, en el cual recae la responsabilidad de seleccionar las películas, siempre ha estado formado por profesionales del sector a nivel nacional o internacional. Con la rutina se ha ido adquiriendo un sexto sentido que hace ver las películas de una forma más selectiva, para saber lo que realmente funciona y lo que no.

¿Podrías contarnos algo sobre la iniciativa del Jurado Joven?
El Jurado Joven de la Sección Oficial de cortometrajes otorgará el Premio Luis Alcoriza. Para ingresar se debe estar matriculado en cualquiera de los estudios de la Universidad de Extremadura (grado, postgrado, máster o doctorado) y tener una edad comprendida entre 18 y 30 años. Durante el proceso de selección los aspirantes realizan una inscripción, rellenan un breve cuestionario, posteriormente se procede a un visionado de un corto donde tienen que hacer una crítica y de ahí se eligen los comentarios que más han calado en la esencia de la película. El corto propuesto a los aspirantes suele ser el ganador del premio del año anterior. Hay un jurado oficial, formado por gente reconocida y profesional del cine (directores, actrices,etc) cuyo veredicto no suele coincidir nunca con el del jurado joven, debido a un criterio menos competitivo. Además estos jóvenes están invitados a todas las actividades del festival, convirtiéndose en una gran experiencia para los amantes del cine.

¿Cómo fueros los primeros años?
Los primeros años tuvieron buena acogida, en gran medida por la curiosidad que movía a la gente a asistir a dicho festival. En principio se celebraba en la sala principal del Teatro López de Ayala, aunque por la quinta o sexta edición se experimentó un pequeño bajón al querer dar al festival un carácter más vanguardista, tanto en los cortos como en las secciones paralelas. La subida más importante se visibilizó cuando se trasladó a la terraza del teatro, donde se consiguió un público más fiel. Las condiciones climatológicas han sido un factor importante que ha acompañado al festival durante todos estos años, sin tener que haber suspendido ninguna edición de las cursadas hasta día de hoy.

¿Está en el proyecto incluir nuevas secciones?
Según se va viendo lo que se produce en el festival y observando lo que puede estar al alcance del evento, se barajan opciones fuera de la sección de cortometrajes que pueden ser introducidas al público. En la propia semana de programación hay mucha gente que incluso no pueda asistir a todas las actividades organizadas. Debido a esto, todo el equipo de organización opta más por centrarse en conseguir cosas de calidad fuera de los cortos (buenos estrenos, conciertos, exposiciones) que en sumar secciones, por ello el futuro se va imponiendo sobre la marcha. 25º Aniversario (novedades, primicias, etc).La abundancia de cortos ha sido una de las noticias de este año. Todos los trabajos recibidos por el equipo artístico no se ven al completo. Debido a la experiencia y a los niveles mínimos de calidad exigidos, hay cortos que no se visualizan enteros porque no completan las exigencias mínimas, aunque la mayoría si se ven. No es conveniente abusar de cortos largos (30 min), porque pueden aburrir a la gente, sino que realmente lo que le gusta a todo el público es que los trabajos sean cortos y concisos. El festival también está funcionando en las poblaciones de San Vicente y Olivenza, que tratarán de llevar la cultura del cine a sus habitantes. Todos los cortos van a ser proyectados en la terraza, incluso el estreno internacional “Raiva”, del director Sérgio Tréfaut. El director de la Orquesta Sinfónica de Bratislava, David Hernando Rico, dirigirá a la Orquesta de Extremadura el 19 de julio en el ‘Concierto de Cine’ que ofrece el 25º Festival Ibérico de Cine en su programación. El concierto se celebrará a las 20:00 horas en el Palacio de Congresos de Badajoz e incluye versiones originales de compositores y de películas españolas en la primera parte y obras de compositores internacionales en la segunda.

¿En qué consiste el Taller de Creación Audiovisual para Jóvenes?
Es una actividad dirigida a personas de entre 14 y 17 años. Dependiendo de los monitores que se han encargado de esta, en algunos casos se ha rodado un corto, en otros se ha hecho un montaje, un tratamiento de secuencias, entre otras. La misión principal es poner a un grupo reducido de jóvenes en contacto con la tecnología, las herramientas digitales, las cámaras, etc. Este taller lleva impartiéndose ocho años y conforme ha ido evolucionando se ha hecho cada vez más práctico.

¿Qué significa el cine para ti?

En cada etapa de la vida va significando una cosa diferente para mí: en la infancia no había televisión y era mi única diversión, posteriormente ha sido el trabajo de mi tesis, cuyo tema principal era la música en el cine. Además he colaborado con el Festival Internacional de Música de Cine de Sevilla, con compositores famosos y he hecho pequeños papeles en películas y cortos.

Por otra parte, Alejandro Pachón presentó un libro titulado “Cine para enseñar. Espacio, tiempo e imaginario”, editado por la Diputación de Badajoz. Este ejemplar muestra el cine como un recurso didáctico y constituye una recopilación comentada de los grandes momentos del cine con tres ejes conceptuales: el tiempo, el espacio y el imaginario, ya que el cine es la mejor forma de evasión de la que dispone el director.

¿Qué opinión tienes sobre el cine en Extremadura?
No se ha adoptado una política constante respecto al cine en Extremadura, por lo que no ha habido demasiados cambios con el paso de los años. Nunca ha habido una claridad de planteamiento en los organismos políticos por potenciar el cine en algunas de sus facetas. Las ayudas a la producción son pocas y muchas de ellas no llegan a cristalizarse. A nivel individual, hay muchos artistas extremeños trabajando fuera de las fronteras que se ganan la vida en el cine (montadores, directores, actrices, etc). El propio festival publicó libros sobre personalidades del cine en Extremadura, como Reyes Abades y la importancia de los efectos especiales en el cine español.
Este festival, de alguna manera, sirve de trampolín para muchos artistas de la región. Un claro ejemplo es la película dirigida por la cineasta vasca Arantxa Echevarría, “Carmen y Lola” con Carolina Yuste como protagonista. Este film que lanzó el propio festival sirvió de catapulta para la actriz pacense, que forma parte del jurado este año en el 25º aniversario del Festival Ibérico de Cine y que actualmente trabaja en televisión como actriz secundaria en la serie “Brigada costa del sol”.

¿Qué opinas de otros formatos como los comics o las series televisivas?
Lo que está de moda ahora son las novelas gráficas, pero el mundo de los cómics siempre ha estado presente. Ahora es un momento muy grande para el cómic y las grandes colecciones las tienes a tu disposición, nos comentaba Alejando Pachón, quien ha sido coleccionista desde niño y está preparando una exposición de cómics sobre ciencia ficción para el año que viene.

Por otro lado, las películas o largometrajes hechos exclusivamente para plataformas digitales no son una buena opción para el cine, ya que se trata de otra forma de consumo y la gente suele ser afín a las series por cuestión de géneros, según la opinión de Alejandro Pachón. La animación es un género que admira mucho el director del Festival Ibérico de Cine. Las series de animación que han triunfado en la tv no suelen ser para niños. Disney tiene muchas referencias semánticas tanto para los niños, como para los adultos.

Para el director la grandeza de un producto es transmitir diferentes sensaciones a pequeños y adultos en la misma película, como por ejemplo en “Toy Story 4”.

Artículos relacionados

Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies