Noticias > Entrevistas > Badí Leyva: “El talento sin trabajo y disciplina no puede brillar”

Badí Leyva: “El talento sin trabajo y disciplina no puede brillar”

Badí Leyva es un joven inquieto por las artes. Pianista, posible futuro escritor, y ahora con un disco en el mercado. Se trata de ‘Futuro’, proyecto que cuenta con una serie de piezas recabadas desde los doce años en las que la música está al servicio de la emoción

¿Cuándo nace tu pasión por la música? ¿Posees formación académica al respecto?

Las artes en general siempre me han atraído mucho. Mi relación con la música empieza a fermentar cuando tenía doce años, momento en el que empiezo a improvisar mis primeras melodías. Actualmente estoy estudiando en el Conservatorio Superior de Badajoz en la especialidad de composición. Recientemente terminé el Grado Profesional de Piano.

¿Cuándo te diste cuenta de que tenías talento para el piano?

Cuando tenía doce años me di cuenta que la música podía hablarse, lo cual no era demasiado común e hizo que se me tildara de “talentoso”. Pero al final el talento sin trabajo y disciplina no puede brillar, cosa que personalmente me ha costado mucho. La música es un terreno muy sacrificado.

¿Qué sientes cuando entras en contacto con la música?

Depende de la música misma y lo que transmita. La música es un universo muy vasto de posibilidades sonoras, comunicativas y expresivas. Creo que es de las artes que más logran hacer trascender al ser humano y eso hace que la experiencia que se tiene cuando se está bajo su embrujo tenga un carácter casi místico.

Desde mi punto de vista, esta trascendencia no es otra cosa que una sincronía de procesos cognitivos que permiten a la mente cambiar su estado anímico. Puede hacer querer que bailes, que prestes atención, molestar, enfadar, provocar y claro, tocar alguna emoción que considerabas íntima. Esa sincronía de la que hablo son, por un lado, correlaciones de sonidos con momentos registrados en la memoria, y por otro, la correspondencia a alguna realidad espiritual que un músico ha logrado poner de manifiesto.

¿Cómo ves el panorama actual de la música? Y más concretamente en Badajoz, ¿cómo ves la educación en la música?

En el panorama actual se derrocha un talento, sensibilidad y formación que nada tiene que envidiar a los clásicos históricos. Estamos sumergidos en una revolución social a escala global que lo está transformando y mezclando todo. “La Tierra es un solo país y la humanidad sus ciudadanos”. Y en este intercambio hay una infinidad de nuevos caminos para la música. Claro, hay que buscar un poco (solo un poco, a decir verdad) y evitar el panorama masivo que los esconde.

En Badajoz ocurre lo mismo, se mueve muy buena música. Pero al no haber una infraestructura creada para su producción y distribución los músicos son los que tienen que lidiar con los caprichos económicos de los dueños de salas y escenarios.

Acabas de publicar ‘Futuro’. Háblame de ello, de su significado e intención. ¿Llevas muchos años trabajando en este proyecto?

Futuro llevaba demasiado tiempo sin ver la luz. Desde los doce años, he ido acumulando piezas para piano que expresaban la situación en la que me encontraba en cada una de ellas. Son piezas en las que la música estaba al servicio de la emoción sin ninguna intención más allá de eso. Por eso decidí escoger las más relevantes y, en orden cronológico, trazar un mapa de esos estados acompañando cada instante capturado por la música con textos poéticos que estimularan la imaginación.

No se puede hablar de Futuro sin mencionar a mi padre, Juan José Leyva Palma. Antiguo director de la Escuela de Arte y Oficio de Mérida que, tras un ictus en 2004 y 11 años de minusvalía, falleció en 2015 en Olivenza. Dicho momento fue el detonante que provocó ese uso de la música como expresión de la emoción en mi adolescencia. Todos estos años han estado llenos de experiencias y aprendizajes hermosos que el devenir de la vida ofrece y que he tratado de recoger en el librito que acompaña el disco, el cual sugiero que no pase desapercibido cuando se escuche mi música.

¿Tienes próximas actuaciones para presentar tu álbum? De no ser así, ¿te gustaría hacerlo?

Tengo un concierto sin cerrar en el Consorcio Museo Etnográfico Extremeño ‘González Santana’ de Olivenza, pero poco más. Hacer de auto-representante no se me da bien. Así que si alguien está interesado que no dude en ponerse en contacto conmigo (risas).

Si pudieran cumplirte un deseo ahora mismo, ¿en qué lugar del mundo te gustaría tocar una de tus piezas? ¿Te gustaría hacerlo con algún artista en concreto?

Por fantasear, que no se pierde nada, se me ocurre un concierto en mitad de algún bosque de Nueva Zelanda al atardecer, junto con mi amigo y compañero Fernando Arce y su violonchelo.

Si pudieras quedarte con una de tus piezas, ¿cuál sería?

Me quedaría con la ‘Sonata Fénix’. Dedicada a Bahá’u’lláh, por el reciente bicentenario de su nacimiento, es la pieza más madura y que mejor exprime mis habilidades y conocimientos, así como mis estados internos.

¿En qué artistas te inspiras para componer?

Al principio mis referentes eran Yann Tiersen y las bandas sonoras de películas como Star Wars (John Williams) o El Señor de los Anillos (Howard Shore). Aún en estos momentos, estoy aprendiendo a utilizar los referentes de manera consciente, ¡estoy casi en las puertas de mi formación!. Y en ese contexto nombres como Bach, Beethoven, Brahms, Rachmaminoff, Tchaikovsky… No faltan. Puede notarse el cambio de la pieza ‘Tunús’ a la ‘Sonata Fénix’.

Veo en tu página web que has realizado muchos proyectos. Desde teatro, poesía, hasta radio… ¿Eres una persona inquieta que siempre está haciendo cosas nuevas? ¿Son estas otras de tus pasiones?

Sí, como dije al principio, las artes en general me atraen mucho. Mi padre era pintor y, de no ser por las vueltas que da la vida, todo indicaba que iba a seguir sus pasos. Me encanta cualquier formato que use elementos estéticos para acompañar o integrar un mensaje, historia, visión, percepción o cualquier cosa que se desee comunicar. Creo que todos están muy relacionados entre sí, y que lo más atractivo está en las diferentes combinaciones que pueden surgir.

De cara al futuro más próximo o incluso algo más lejano, ¿tienes nuevos proyectos, tanto musicales como personales

Proyectos en mente no me faltan. Me gustaría publicar un poemario titulado ‘Resiste, febrero’, una novela referenciada en el disco, y desde luego, mucha más música. Actualmente estoy montando los temas de Futuro con una agrupación formada por un violinista, un batería, un contrabajista y este servidor al piano. Estamos muy entusiasmados. Esperamos que pueda moverse con facilidad.

Conociendo tu trayectoria de varios años en la música, ¿qué consejo puedes dar a un joven talento que esté empezando en este mundo?

Creo que lo más importante es no dejarse engatusar con la imagen del músico que venden los medios en general y ser fiel y honesto a uno mismo. Y bueno, esfuerzo y perseverancia, los frutos se recogen a largo plazo.

 

Conoce más a Badí Leyva

CONSIGUE ‘FUTURO’

 

Artículos relacionados

Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies