Noticias > Cultura > Espectáculos > Celia Romero, Andrés Barrios y los caminos del flamenco

Celia Romero, Andrés Barrios y los caminos del flamenco

Teatro López de Ayala, sitio de artistas y espectáculos. Un lugar, donde lo real deja paso a la imaginación; donde los sentimientos tras la última actuación aún son palpables en el ambiente. El paraje perfecto y la ocasión idónea para tener una amena conversación con dos jóvenes consagrados sobre los escenarios: la cantaora extremeña Celia Romero y el pianista andaluz Andrés Barrios.

En los tiempos que corren, la evolución es progreso y, por consiguiente, el progreso es avance en beneficio de todos. Lo contrario es estancarse. También puede ser involutivo o conservador, aunque todo depende de los ojos con los que mires.

En la actualidad, cuando nos dan a elegir entre dos opciones, si podemos nos quedamos con las dos. No hacemos distinción alguna. Parece que las cosas son mejores si vienen de dos en dos. Al igual que las alegrías. Aquí, no solemos hacer distinciones; preferimos la evolución al conservadurismo. Una evolución que, como la vida misma, viene determinada por una fusión. Una fusión entre dos personas con estilos diferentes, que mezclan sus caminos y se encuentran en el Auditorio Ricardo Carapeto, el jueves 4 de julio, con el espectáculo ‘Músicas de cruce’ en el Festival de Fado y Flamenco de Badajoz.

Pregunta - A escasamente días de vuestra actuación, y a pesar de ser jóvenes y contar con una experiencia consagrada, ¿cómo veis el estreno de ‘Músicas de cruce’ en el Festival de Fado y Flamenco de Badajoz?

C.R. La verdad que muy bien. Ahora mismo tenemos mucho trabajo en estas semanas previas de ensayos; pero en general muy bien, porque es un espectáculo en el que Andrés, como músico clásico, y yo, como flamenca, hemos decidido unir esas dos raíces musicales para montar este espectáculo de cantes de flamencos, alegrías y canciones de Lorca, mezclado con algún bolero o ritmos jazzísticos.

Pregunta - ¿Cómo definiríais 'Músicas de cruce'?

C.R. No sé exactamente como definirlo, es fusión.
A.B. Es como una música de encuentro. Una música que no se queda quieta esperando al flamenco, si no que se mueve en busca de otras melodías, así como el jazz o los ritmos latinos. Es un poco lo que empezó a hacer Paco de Lucía y muchos otros músicos que fusionaron.

Pregunta - En el nuevo trabajo se plantea una encrucijada de caminos que comienzan en el flamenco, siguen con boleros, y se llega a formas jazzísticas. Toca todos los palos o casi todos los posibles. ¿Os sentís cómodos haciéndolo?

A.B. Sí, sí, totalmente. Yo creo que desde el flamenco hacemos un recorrido por una geografía súper amplia, desde América a muchas partes del mundo.

Pregunta - Y, ¿en qué momento se juntan vuestros caminos y decidís apostar por ‘Músicas de cruce’? ¿Cómo surge?

C.R. Pues nace del espectáculo que hizo Andrés en noviembre con motivo de la presentación de su nuevo disco. Me llamó por si quería hacer una colaboración con él y yo encantada.
A.B. Yo creo que tiene sentido, tanto Celia como yo hemos hecho caminos con puntos de encuentro. Ambos somos muy jóvenes; hemos estado en las minas y hemos obtenido premios, lo que al final nos ha traído hasta este momento, pues después de aquel día conseguimos coincidir y actuar juntos, dando pie a este espectáculo.

Pregunta - Los más puristas pueden pensar que estas fusiones se alejan de lo que realmente consideran flamenco. ¿Cómo les convenceríais para escuchar ‘Músicas de cruce’?

C.R. Somos dos jóvenes que estamos indagando en la música. Tenemos mucha ansia por aprender y por estudiar. En general, por hacer cosas nuevas. Somos felices con lo que hacemos y así lo transmitimos. Simplemente se tiene que fijar en disfrutar de la actuación y dejar de lado si es flamenco o no es flamenco, porque obviamente lo es. Yo soy flamenca, al igual que la mayoría de los temas que se tocarán. Me sentiría ofendida si no se considerase flamenco.
A.B. El flamenco puro, el flamenco ortodoxo, es una cosa que está hecha. Si quieres escucharla, siempre tendrás a mano clásicos como ‘Las niñas de los peines’, pero hoy en día, ¿por qué hacer lo mismo si podemos experimentar otros caminos?

PreguntaEsta indagación en nuevos caminos, en experimentar con nuevos géneros musicales, la estamos observando a través del flamenco con varias fusiones musicales. ¿Por qué estas fusiones? ¿Incrementan el nivel artístico o se debe a una evolución del género para seguir avanzando y continuar llegando a más gente?

C.R. Yo creo que es eso. Explorar otros caminos y llevarlo a otros estilos musicales, porque ya sabemos cómo es una alegría o como son unos tangos. Es verdad que se siente esa necesidad de romper y hacer algo diferente, pero siempre manteniendo la esencia.
A.B. La música habla mucho de cómo va la sociedad. El tema depende del momento de la historia. Hoy en día nos encontramos con la globalización, y al final la música se va nutriendo una de otra, cómo la sociedad. Actualmente, con los viajes e internet, estamos en conexión con todo el mundo, de la misma manera que la música está en conexión con otras.

Pregunta - ¿Es el Festival de Fado y Flamenco el lugar idóneo para la presentación en Badajoz?

C.R. Exacto, por ello hemos decidido hacer este espectáculo exclusivamente para el Festival, porque podíamos haber hecho unas bulerías o tangos con sus palmas y percusión, pero decidimos ir más allá. Incluso seguimos yendo más allá, pues en los ensayos se nos ocurren ideas para hacer una cosa u otra; o sea que hasta el jueves que viene va a estar en constante cambio (risas).
A.B. Exactamente, se podría decir que el 4 de julio en el Festival es un cruce musical (risas).

Pregunta - En tu caso Celia, anteriormente ya habías fusionado tu arte con fadistas de la talla de Dulce Pontes. La vida, el sentimiento humano y todo lo que forma parte uno mismo, son temas recurrentes en ambos estilos. ¿El flamenco y el fado están unidos? ¿Son géneros próximos?

C.R. Yo el flamenco siempre lo he visto más ligado al jazz, con un nacimiento muy próximo y características comunes. Aunque si es verdad que el fado tiene mucho que decir. Cuenta historias muy verdaderas; sentimientos de la vida real, junto a la parte de alegría. En este sentido, sí se podría decir que guardan características comunes. Además, yo con Dulce Pontes lo viví aquel día y fueron increíbles las sensaciones. Son inexplicables.

Pregunta - Sin embargo, por tu parte Andrés, aún no has llegado a tener contacto con el Fado, pero sí compaginaste con músicas jazzísticas, latinas y afrocubanas. ¿El flamenco se puede extrapolar a cualquier arte musical si el que toca, por ejemplo el piano, lleva dentro el flamenco, o eso que denominamos como “el duende”?

A.B. Yo creo que la persona que conoce el lenguaje de una música, en este caso del flamenco, no le cuesta hacer otro tipo de música fusionada con la que ya conoce. Al final, el flamenco es una música cuya raíz viene de un pueblo, al igual que el jazz de América. Es un grito hacia la sociedad, porque tiene una precariedad en cualquier ámbito. Partiendo de esta base, ese flamenco es una música que se puede contraponer de otros estilos y beber de ellos; entonces lo hago de forma natural.

Pregunta - ¿Qué habéis aprendido el uno del otro?

C.R. La verdad que muchas cosas. Anteriormente había montado espectáculos, pero no como este. Tenía muchas ganas de hacer lo temas de Lorca y Andrés los ha montado estupendamente. Además, la parte de producción carga más sobre él con el piano y todo es perfecto. He aprendido mucho y se verá reflejado el jueves 4 de julio.

Pregunta - ¿Da pie para futuros proyectos juntos?

C.R. Por supuesto, ojala que sí. De hecho, esperemos que este espectáculo salga bien y lo podamos mover por diferentes sitios

Pregunta - Actualmente, ambos estáis trabajando y metidos de llenos en nuevos proyectos discográficos. ¿Hay alguna novedad sobre ellos? ¿Cuándo los podremos escuchar?

A.B. Al final este espectáculo tiene demasiados cruces. Hasta en esto coincidimos (risas). Yo saco el disco en septiembre. Ya tenemos grabada la parte acústica y quedan los últimos retoques y algunas colaboraciones. Será un disco con mucho flamenco, pero también con mucha fusión de jazz y músicas latinas. El nombre todavía no se sabe, pero el espectáculo que, ya lo hemos movido por algunos festivales y ahora vamos a ir Vitoria al Festival de Jazz, ha venido llamándose hasta el momento ‘El Flamenco viene del Sur’. Viene del Sur, pero no solo de Andalucía. Badajoz también cuenta e incluso América y otros sitios. El sur no es una geografía, si no un estilo de música.

C.R. En mi caso nos falta todavía un par de temas por referenciar y la postproducción. No hay fecha de salida, pero entre unas cosas y otras, posiblemente para finales de verano.

Artículos relacionados

Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies