La Galera Magazine > > NOTICIAS > Educación > Glaucoma, peligro de efectos irreversibles

Glaucoma, peligro de efectos irreversibles

El glaucoma es la segunda causa de ceguera en el mundo y afecta a un tres por ciento de la población mayor de los 40 años, sin embargo, no deja de ser un gran desconocido

Una enfermedad crónica que conlleva la pérdida de visión progresiva e irreversible, como el glaucoma, la padece en torno al tres por ciento de la población mayor de 40 años, según los datos de la OMS. Sin embargo, la mitad de ellos la desconoce. En este contexto, la Asociación Mundial de Glaucoma (WGA) y la Asociación Mundial de Pacientes de Glaucoma (WGPA) celebran del 12 al 18 de marzo la Semana Mundial del Glaucoma, durante la que se busca sensibilizar sobre esta dolencia y fomentar la realización de revisiones periódicas con el fin de evitar su progresión, y para lo cual muchas ópticas ofrecen consultas gratuitas a sus clientes. 

El glaucoma es una enfermedad degenerativa en la que se produce un daño en el nervio óptico, cuyo principal factor de riesgo es la tensión ocular, alterando la funcionalidad el campo visual. Todo el ojo tiene una rigidez bastante alta excepto dicho nervio, desde el que salen todas las fibras de la retina y desde donde se transmite información al cerebro. Cuando sube la presión dentro del órgano, bien por causas vasculares o mecánicas, el nervio óptico, que es la parte más sensible, comienza a dañarse, dando pie a la dolencia.

El problema de esta enfermedad es la no existencia de síntomas aparentes y que se puede producir aunque tengamos una visión correcta”, advierte el doctor Ignacio Almorín Fernández-Vigo, especialista en córnea y cirugía refractiva en el Centro de Oftalmología Avanzada de Badajoz.Uno de los síntomas más avanzados es la pérdida de visión en zonas del campo visual, la cual no se puede recuperar ni siquiera con cirugía”, indica, “por eso es importante hacer revisiones anuales para conseguir frenar su progresión”.

El tratamiento pasa, resumidamente, por gotas o pastillas que disminuyen  la producción del líquido que se genera en el ojo, o que bien aumentan su salida para intentar que la presión baje. “A veces la enfermedad se frena de manera definitiva, normalmente en personas con glaucoma muy incipiente y prácticamente sin daños. En ese caso seguiría sin estar curado, pero sí estabilizado y controlado. Al final es lo que el cliente quiere, que el problema no avance”, comenta el doctor.

El glaucoma afecta principalmente a las personas mayores. A gran escala, son tres los perfiles que se pueden ver acometidos por esta enfermedad: aquellos que sufran de tensión ocular alta, los que posean antecedentes familiares, y las personas de color. Para prevenir la enfermedad disponemos de varias opciones: por una parte, acudir a una revisión anual de la presión intraocular y el nervio óptico, sobre todo si se es mayor de 40 años; por otra es importante mantener una dieta equilibrada, con alimentos ricos en vitamina C y antioxidantes; y, por último, hacer ejercicio.

(Visited 175 times, 1 visits today)

Artículos relacionados

Comment