La Galera Magazine > Cultura > Música > Jazz extremeño como punto de partida para un evento internacional

Jazz extremeño como punto de partida para un evento internacional

Inauguración festival jazz

Iberian Big Band e INJEX Big Band abrieron la edición número 30 del Festival Internacional de Jazz de Badajoz

La trigésima edición del Festival Internacional de Jazz de Badajoz arrancó el pasado martes 14 de noviembre con la actuación de dos formaciones extremeñas que llenaron de músicos y talento el escenario del salón de actos de la Residencia Universitaria de Fundación CB (RUCAB): la Iberian Big Band y la INJEX Big Band. Un evento gratuito que dio comienzo a las ocho y media de la tarde con un patio de butacas abarrotado y entregado a la música, y en el que se encontraron tanto aficionados habituales al festival como espectadores más casuales.

Iberian Big Band nació como proyecto musical en el año 2010 agrupando a diversos profesionales de reconocido prestigio procedentes de distintos ámbitos, algunos de los cuales más allá del jazz, como la música clásica, el soul o el rock. Componen la banda un total de cinco saxos, cuatro trompetas, una trompa y cuatro trombones, a los que se suman guitarra, contrabajo, batería y percusión. En 2013 grabaron su primer disco, For once in my life, que cosechó éxito de público y crítica.

Por su parte, la INJEX Big Band, creada en 2015 en el Instituto de Jazz y Música Moderna de Extremadura, subió al escenario a diecinueve jóvenes músicos de la región. El proyecto nació con el objetivo de ofrecer una formación en el área de interpretación del repertorio clásico de jazz. Pese a su juventud, la INJEX Big Band ha llegado a actuar en lugares como el Teatro Real de Madrid, donde formó parte de la programación del Congreso GECCO 2015.

Abrieron la velada los integrantes de Iberian Big Band. Quienes antes de empezar su actuación dedicaron unas palabras a su colaborador habitual, el cantante pacense Gene García por la operación a la que se ha enfrentado recientemente y le desearon una pronta recuperación. Con In a mellow tone iniciaron un setlist que ofreció a los presentes versiones de clásicos de todas las épocas, incluyendo Chinese talkings, The blues machine o el famoso Sing Sing Sing de Louis Prima, que incluyó un original solo de clarinete y trompeta que desató los aplausos del público.

Tras ellos subieron los miembros de INJEX Big Band, quienes marcaron la diferencia con un repertorio que conjugó grandes clásicos con composiciones más modernas. Además, contaron con casi una veintena de instrumentos y con una vocalista que se atrevió a cantar en diversos idiomas, como el habitual inglés o uno a priori menos usual en el estilo, el portugués.

Con este talento extremeño, aún emergente pero no falto de profesionalidad, Extremadura se convirtió, aunque fuera por un par de horas, en la Nueva Orleans de los años 20. Pero esto solo fue la primera cita de un amplio programa de encuentros con el jazz organizados con motivo del 30 aniversario del Festival Internacional de Jazz, y que además dió pie a la inauguración de una exposición sobre estos 30 años de vida del festival que podrá visitarse no hasta el último día de su programación sino hasta finales de mes en la RUCAB.

Y es que el jazz sigue muy vivo y no entiende ni de límites ni de fronteras.

EXPOSICIÓN “30 ANIVERSARIO DEL FESTIVAL INTERNACIONAL DE JAZZ DE BADAJOZ”

Artículos relacionados

Comment