La Galera Magazine > Cultura > Arte y Literatura > PoeShibari y La Atadura de la Fotosombra

PoeShibari y La Atadura de la Fotosombra

Fotografía Emilio Jiménez

Cuerpo, palabras y sombras recogidos por la pluma de Caridad y el disparador de Emilio

Nos trasladamos al Japón Medieval, en los siglos XV y XVI, para entender la procedencia del Shibari (acción de atar). En aquella época, los Samuráis inmovilizaban con cuerdas a sus prisioneros o rehenes con el fin de someterlos e, incluso, torturarlos. Ya en sus inicios, dichas ataduras seguían unos rigurosos patrones y, por ello, tan solo los guerreros Samuráis podían utilizarlas o enseñarlas. Posteriormente, durante el Periodo Edo entre los siglos XVII y XIX, estas técnicas de sujeción se convirtieron en Hobaku-jutsu, un arte marcial donde el objetivo no solo es retener al rehén sino describir, según la forma y el tipo de cuerda utilizada, la clase social del detenido, el delito cometido, el castigo impuesto u otras cuestiones. Cuando estos códigos llegan a Occidente, la brutalidad de la soga sobre el reo se transforma en algo que va más allá, denominado Kinbaku (arte de atar), un arte erótico cuya expresión artística se centra en el Shibari.

Con el paso del tiempo, el Kinbaku se instaura en distintas corrientes artísticas como el teatro, la fotografía, el cine y la literatura. Un hecho que revela la evolución del conjunto “Samurái, prisionero y testigo del castigo”, al actual “maestro de cuerdas (Nawashi), persona atada (Jujun) y espectador”. Cada vez son más las obras literarias basadas en el erotismo, como es el caso de PoeShibari, un libro donde 19 poemas y sus correlativas fotografías muestran el Shibari a través de versos y rimas, luces y sombras, blancos y negros, y la belleza natural del cuerpo femenino.

Caridad Jiménez, autora de los versos del libro, nos explica su intención de utilizar la palabra para generar en el lector los mismos sentimientos que tendría un espectador de Kinbaku. “Digamos que he utilizado la poesía Shibari como soga dialéctica, donde hay una parte que siente (el lector) y otra que hace sentir (el poeta)”, comenta Caridad.

En el libro, tanto sus poemas como las fotografías de Emilio Jiménez hacen homenaje al llamado Ritual del Shibari y, por ello, representan cada una de las partes del cuerpo oprimido de la mujer a través de la atadura de las sombras, consiguiendo trasladar al lector a una escena real de Kinbaku. Según la costumbre sintoísta, se utiliza el Shibari para marcar en el cuerpo los lugares considerados puros o sagrados, con la intención de estimular y excitar al Jujun. De este modo, a la hora de realizar las ataduras, el maestro Nawashi tiene que seguir un rito: la sujeción se inicia en el tronco, atando las perlas (senos), avanzando por las cerezas (nalgas), a continuación por el vientre y termina por brazos, piernas y el resto del cuerpo.

La sinergia entre palabras e imágenes es lo que ha motivado la publicación de Poeshibari, para la cual, Caridad vio en las fotografías elegidas un complemento perfecto de sus versos.

“Tuve la suerte de encontrarme con las obras de Emilio Jiménez y me impactaron. Me dije: esto es lo que yo quiero hacer”, explica Caridad. Las 19 imágenes del libro son la expresión visual de la atadura. “Para mi gusto, las fotografías de Emilio son eróticas, donde la sombra ata y hace cautivas tanto a la piel como al cuerpo de la mujer”, añade la poeta. Sin embargo, Emilio cuenta que “nunca le había dado a mi trabajo esa visión. El Shibari, normalmente, se interpreta como algo sexual, duro u obsceno, y yo siempre he visto mis imágenes como suaves e íntimas. Pero, es cierto que si analizas las fotografías detenidamente, también pueden tener esa fuerza y, desde ese punto de vista, encajan perfectamente con la poesía Shibari”. Para él, el resultado de conjugar ambas vertientes artísticas es “bastante satisfactorio. En este caso, palabra y fotografía se abrazan y dan un resultado muy bueno”, concluye Emilio.

Y así, el arte fotográfico y el literario, junto con el Shibari, forman una conjunción perfecta que queda reflejada en las 50 páginas de PoeShibari gracias a el trabajo y compromiso de Fundación CB, promotor del proyecto.

 

Artículos relacionados

Comment