Noticias > Cultura > Replicantes culturales

Replicantes culturales

Año nuevo, vida nueva. Todos los años empiezan con propósitos y metas, pero esta vez es diferente. Esta vez se trata de 2019, el año de Blade Runner, por lo que habría que ver si realmente tenemos la sociedad que imaginó Ridley Scott y en qué grado se cumplieron sus predicciones.

La película de culto de ciencia-ficción, basada en la novela de Philip K. Dick, imaginaba un mundo lleno de vallas publicitarias digitales (tales como las de Tokio o Nueva York), tecnología controlada por voz, contaminación, coches voladores y androides. Un mundo que, en parte, se distancia de la realidad que vivimos, pues si en Blade Runner el medio de transporte eran vehículos voladores, en la actualidad nuestra región cuenta con trenes de siglos pasados que imposibilitan poder transportarnos acorde a la época que vivimos.

Aunque visto desde otra perspectiva, Badajoz es cada vez un poco más esa Los Ángeles imaginada por Scott. Y no es porque contemos con grandes vallas publicitarias sobre casas de apuestas, aunque sí numerosos recintos, no. Ni tampoco con una contaminación excesiva, por mucho que el cambio climático ya esté aquí. Más bien tiene que ver con la atmósfera oscura y sombría que rodea la ciudad desde hace un tiempo, concretamente desde la clausura de la Sala Mercantil, y que ahora se ha confirmado con el cierre del Centro de Ocio Contemporáneo (COC).

El COC, encargado de traer la cultura a la capital pacense desde su creación en 2006, ha cerrado sus puertas en el inicio de este año. Su cierre, no es un cierre más. Es el cierre a la cultura. Los seres humanos nos diferenciamos de cualquier otra especie gracias a la cultura y esta nos dota de sabiduría y conocimientos que enriquecen e iluminan nuestro día a día. Hacen que nuestra vida se convierta en un juego divertido, por lo que, con esta situación, dicho juego se convierte en una pesadilla, la diversión pasa al aburrimiento y la luz y la vida se transforman en oscuridad.

Así, ante lo sucedido, Badajoz necesita a su particular Harrison Ford en el papel de Rick Deckard. Si en la película su misión era rastrear a los replicantes que actuaban como humanos, en la capital pacense, con los impedimentos que se está encontrando la cultura, deberá buscar a los humanos que quieren eliminar la cultura y convertirnos a todos en replicantes; pues con el cierre del COC todos quedaremos envueltos en una inmensa nube negra que entristecerá nuestra vida y nos acercará al desolador mundo imaginado por Ridley Scott en 1982. Una vida sin cultura que nos convertirá en meros replicantes incapaces de ser distinguidos de cualquier otro ser.

Artículos relacionados

Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies